publicidad Publicidad arjoca

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad


Pedro Rodríguez, 'El Marqués', en su casa de San Mamés de la Vega... un auténtico museo de su vida. / Foto: Mauricio Peña

P.J. Abajo

En la pedanía bañezana de San Mamés vive desde hace años uno de los hombres más singulares de León; cepedano de nacimiento -por las circunstancias y el trajín de su padre por los caminos, recuerda él- y un alma de mundo allá donde las haya, Pedro Rodríguez Pozos es una de las pocas personas que puede presumir de rebosar arte para construir la imaginación con sus manos y su voz, libertad para elegir dónde quiere estar en cada momento y principios que le hacen ser un tipo legal, muy legal.

Gracias a la exposición que se inauguró hace unos días en el Centro Cultural Infanta Cristina, los bañezanos hemos podido conocer a un hombre que cuenta 66 años pero que hace muchos que logró hacerse a sí mismo, sabiendo vivir el momento y en cada momento, atesorando mil y una experiencias y vivencias de los lugares a los que le han arrastrado las circunstancias de la vida y ponerle cara a un amplio currículum con más de 120 trabajos diferentes.

Pedro Rodríguez vino al mundo en Vanidodes, un pequeño pueblo perteneciente al municipio de Magaz de Cepeda, aunque con pocos meses el oficio de su padre le llevó a ser un alma nómada y desde entonces se puede decir que no ha parado; de hecho, no conoció el lugar en el que nació hasta hace muy poco tiempo porque su vida se ha desarrollado por Ciudad Real, Murcia, Galicia, Cantabria, El Bierzo, Vizcaya… incluso el Mar del Norte. Siempre trabajando como soldador especialista en refinerías de petróleo, centrales térmicas y nucleares o astilleros… Pero sin echar raíces “porque las raíces atan y los pies son para no quedarse atado a ningún sitio”, dice con total rotundidad y remarcando que nunca le importó “pedir la cuenta”, coger la maleta y volver a emprender el camino.

Nada de tecnologías

Hijo de un andaluz del que heredó el gusto por el cante flamenco, con toda la sinceridad y paciencia del mundo, ‘El Marqués’ de los fandangos es capaz de explicar cómo sus principios, “esos que te hacen más difícil la vida, pero si los tienes has de mantenerlos”, le han llevado a seguir al pie de la letra un consejo de Fernando Savater que oyó en su deambular por el mundo y que decía algo así como que “el progreso va 20 o 30 años por delante de la mente humana”; quizás por eso no quiere saber nada de teléfonos -ni fijos ni móviles- ni mucho menos de ordenadores ni de internet. “Todo el mundo sabe dónde vivo, que vengan a verme o me escriban una carta… como se ha hecho siempre”, concluye.

Autodidacta para todo

Cuando la edad y la enfermedad de sus padres -ya fallecidos los dos- le obligó a asentarse “y cumplir las obligaciones del hijo”, Pedro Rodríguez se instaló en la casa familiar de San Mamés de la Vega, un museo particular donde conserva mil y un recuerdos de sus andanzas por el mundo y entre los que se encuentran alusiones a muchas de sus aficiones como el cante, el yoga, el culturismo o la artesanía en madera reflejadas en fotografías, objetos personales y carnets que llevan su nombre y su fotografía.

Autodidacta en todos los sentidos, incluida la vida misma, ‘El Marqués’ ha querido reflejar en la madera algunos recuerdos de su paso por las centrales, los astilleros o las refinerías. Y así, decenas de coches de época, locomotoras, camiones o misiles son algunas de las piezas que forman parte de las colecciones de ‘juguetes’ que no sólo llevan una sencilla firma (P.R.) marcada a fuego sobre la madera, sino la inspiración tomada de la experiencia de quien ha tenido un pasado muy intenso.

Exposición hasta el día 17

Hasta el próximo miércoles 17 de abril una de las salas de exposiciones del Centro Cultural Infanta Cristina de La Bañeza acoge más de sesenta piezas realizadas a mano por Pedro Rodríguez, una persona que ama la cultura y la libertad y que demostrará a todo aquel que se acerque a conocer sus creaciones que detrás de este hombre vestido con sombrero, americana y pañuelo anudado al cuello hay una gran enciclopedia de experiencias, de sabiduría y de razones para poder entender muchas de las cosas que nos rodean.

Eso sí, no vaya con prisa y escuche atentamente todas y cada una de las palabras que este ‘casi bañezano’ le regalará después de saludarle con un apretón de manos de esos “que siempre fueron más importantes que una firma en un papel, como los tratos con el ganado, que eran sagrados” y de hablarle con la cercanía de una persona que sabe muy bien lo que dice, a pesar de que en su casa “jamás ha entrado un profesor a nada”. Genio y figura y con mucho talento. Así es ‘El Marqués’.

Parte de las piezas realizadas por Pedro Rodríguez que se pueden contemplar en el Centro Cultural Infanta Cristina.

publicidad publicidad

Un comentario de los lectores en “Pedro Rodríguez, ‘El Marqués’, un hombre con talento y de principios”

  1. ARMANDO RAMOS GARCÍA dice:

    ¿Decís que nació en Vanidodes? Pues nadie del pueblo me habló de su familia cuando hice el libro de LOS QUE SE FUERON DE VALDEMAGAZ. ¡Cómo me hubiera gustado saberlo y colocar su familia allí donde nació!

<

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es