publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Poesía para Vencejos. XXV años de carteles

● IBAÑEZA.ES ►Sábado, 4 de septiembre de 2010 a las 20:50 Comentarios desactivados


Este jueves, 2 de septiembre, volvía a abrir sus puertas la sala de exposiciones de Caja España en La Bañeza después de su remodelación y la primera exposición, que ha estado el mes de agosto en Astorga, es la de los carteles de los 25 años de Poesía para Vencejos que podrá verse en nuestra Ciudad hasta el día 30 de septiembre.

25 años es un periodo lo suficientemente largo como para hacer balance de un acontecimiento en todos sus aspectos y, en el aspecto plástico, Felipe Pérez Pollán comenzó muy pronto a intuir que se podía unir la pintura y la poesía para formar una buena colección de carteles con el transcurrir del tiempo. Los primeros cinco años, de 1985 a 1990, los carteles fueron solo de texto informativo para en 1991 y 92, aportar dos buenas fotografías del castillo desde su patio de armas. A partir de 1993 aparecen los carteles realizados por pintores y podemos comprobar, al ver la exposición, que hay una gran variedad de estilos y técnicas. El primero fue una sanguina de Escarpizo, después me tocó a mi el honor y realicé una acuarela de la torre y muralla desde el exterior, me siguió un dibujo a lápiz de Pilar Ortega, un cartel expresionista de Sánchez Carralero y un torreón colorista de Llamás Gil.  En 1999, el mundo surrealista y onírico en un grabado de Juan Carlos Mestre, después vendría el expresionismo abstracto de Andrés Villoria, un torreón al óleo de Severino Carbajo, otro cartel expresionista al acrílico de Sendo, un oscuro torreón y muralla de Ramón Villa en técnica mixta, un patio de armas llenó de magia y contraste de luz a la cera, de Gómez Domingo, un cuadro-libro de Juan Carlos Uriarte que más que pintura es relieve. El único cartel realizado directamente por procedimientos informáticos de Manuel Jular, un dibujo a la cera de Castorina con uno de sus personajes femeninos, un acrílico de Severino G. Trapiello, un cielo fragmentado al óleo de Félix de Argüello y este 2010, un personaje provisto de dos maletas, con un buen trazo a carboncillo,  de Félix de la Vega. He dejado para el final el año 1998. En la exposición el cartel se encuentra, en la parte gráfica, completamente cubierto de negro, censurado por algún motivo por la organización, creando una situación cuando menos sorprendente.

Ha sido un párrafo largo pero no me quería olvidar de ninguno de los compañeros pintores que, año tras año, hemos aportado nuestra particular visión para anunciar uno de los actos poéticos con más afluencia de público en el panorama nacional.

En la exposición, los carteles están acompañados del dibujo o pintura original realizado por el artista y por el poema ganador del Premio de Poesía “Conrado Blanco” de cada año. Por este motivo la exposición además de contemplarse puede leerse y comparar el trabajo original del pintor con el reproducido en el cartel. También en dos vitrinas, en el centro de la sala, se exponen los regalos, la mayoría en barro, con que se agasajan a poetas y músicos que participan en el evento. Prácticamente todos, salvo el cartel de Jular, son “carteles de pintor”, quiero decir con esto que nosotros aportamos el dibujo o la pintura que se incluye en el cartel y el texto se incorpora aparte, a diferencia de los carteles de “diseñador gráfico” donde normalmente imagen y texto interaccionan mucho más.

Me ha gustado mucho la sala, aunque ha perdido unos metros en uno de sus lados sigue siendo muy amplia. El acceso a esta planta-sótano se hace por escaleras pero tiene una silla que discurre por unos carriles para personas impedidas. Tiene muy buena iluminación con varios tipos de focos, bañadores de pared o de luz concentrada, además de iluminación cenital, pero no hay por qué utilizarlos todos a la vez creando una iluminación excesiva. Se pueden utilizar con más tacto para lograr un clima más intimista. Es un buen espacio para que Caja España nos aporte exposiciones como ésta, que complementen y aumenten la vida cultural de la Ciudad y puestos a pedir mejoras, no vendría mal tampoco una banderola adosada a la fachada con el anuncio de cada exposición y la invitación a los medios de comunicación en las inauguraciones. Una buena sala no lo es todo si no hay una dinamización de la misma.

Lo que no me ha gustado es que no aparecen en ningún lugar los nombres de los autores de los carteles ni en el folleto ni en la sala. El folleto cuenta la historia de Poesía para Vencejos y  aporta el poema ganador del Premio Conrado Blanco de 2006, pero no habla para nada de carteles ni cartelistas. Tampoco existe ninguna cartela informativa al lado de los cuadros o carteles. Se ha querido subsanar esta ausencia con una cuartilla encartada en el folleto, pero no deja de ser un añadido. Me ha extrañado mucho este detalle porque Caja España cuida mucho sus catálogos y folletos. Por lo demás es una buena exposición donde están representados muchos y buenos pintores, unidos para siempre por los versos y las músicas que cada primer domingo de agosto cantan a los vencejos en el patio de armas del Castillo de Palacios de la Valduerna.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad Publicidad

publicidad Publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es