publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Políticos por amor al pueblo, como dicen los programas

● A. Cordero ►Martes, 24 de julio de 2012 a las 9:15 Comentarios desactivados


Es un hecho que gente de toda España esté pidiendo a gritos la eliminación de “la mitad de los políticos” y quizás no vayan desencaminados, ya que la situación económica del país hace tiempo está manga por hombro; no hace falta ser un lumbreras de la economía para darse cuenta de que no estamos para derrochar como lo estamos haciendo, pero quienes tienen en sus manos la posibilidad de poner solución reparten los papeles -en este caso los recortes- obedeciendo al dicho aquel de “quien parte y reparte, se queda con la mejor parte”.

Como siempre, he de decir que hay excepciones y a mí nunca me ha gustado generalizar. Así, dejando a un lado a esos políticos por vocación -que posiblemente quedan muchos- otros muchos más se han metido a politiquear por asegurarse los garbanzos un mínimo de cuatro años. No es extraño que en esos recortes, que tan necesarios consideran, nunca incluyan sus propios sueldos; esos que se han puesto cuando saben que la mayoría absoluta que ostentan les permite hacerlo con o sin el beneplácito de esa oposición que, dicho sea de paso, también cobra demasiado para el trabajo que desempeña.

Hay políticos que trabajan por amor al pueblo, por hacer un bien a la sociedad o, como algunos dicen “sinónimo de lucro” –¡huy, en qué estaré pensando!, sin ánimo de lucro, cobrando una cantidad simbólica como asistencia y sin gravar en exceso las arcas públicas. Otros se ponen un sueldo como si fueran los propietarios en exclusiva del erario público -aprovechando que al ojo del contribuyente la cantidad parece menor en euros que en pesetas- y no se ruborizan lo más mínimo cuando se les saca a relucir la cantidad o se les reclama que se lleven una parte considerable del casi siempre exiguo presupuesto anual.

Recortan en servicios, en fiestas, en educación, en luz, en sanidad, en sueldos -de los demás- y en todo lo que haga falta hasta hacer que las cifras cuadren, o al menos que no se disparen llamando demasiado la atención y el ciudadano de a pie tenga ocasión de pensar que le han timado con la papeleta cuando decían que gobernarían para el pueblo y por el pueblo. No obstante, dicho sea de paso, en ningún programa electoral vi nunca mencionar los sueldos, y eso que es el primer trabajo que hacen cuando colocan las posaderas en el asiento que les da derecho a mandar…

Ahora, y dentro del programa de recortes, se eliminarán las juntas vecinales y se reducirán los concejales. Y yo, que de economía lo justito, no me ha hecho falta pensar mucho para llegar a la conclusión de que no es justo cargar a dos con el trabajo de cinco, sino todo lo contrario: dejar a los cinco que saquen adelante su trabajo -por amor al pueblo, como dicen los programas- y sea el sueldo lo que se repartan. Por ejemplo: 1.000 euros que cobra uno se reparten entre los cinco. Así, en un ayuntamiento donde sean -vamos a suponer- 10 concejales, no cobrarían 10.000 euros mensuales, sino 2.000; el resto se podía destinar a otras cosa… como dicen los programas.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad Publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es