publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad


Retablo de la iglesia parroquial de Ribas de la Valduerna, dedicado a Santa Eulalia.

P.J. Abajo 

Después de tres meses de trabajo y de varios años de proyectos, los feligreses de Ribas de la Valduerna inauguraron hace unos días las obras de restauración del retablo de su iglesia parroquial, unas actuaciones que han sido financiadas gracias a la venta de la casa rectoral y después de que los vecinos decidieran en un concejo abierto que la conservación de uno de los principales bienes del templo era una prioridad.

La restauración del retablo, del sagrario y de las imágenes de San Pedro, San Pablo y un Crucificado, además de la mejora de otras cuatro tallas y de distintos objetos patrimoniales de la parroquia fue realizada por la firma leonesa Casanova, quien presentó un proyecto por importe de 23.833 euros en el que se incluían algunas mejoras sin coste para la feligresía.

Según explicó el párroco de Ribas, Arturo Cabo, en un documento que recibieron los vecinos durante la inauguración, tras la decisión de acometer la restauración del retablo de la iglesia en lugar de construir aceras en el cementerio local –la otra propuesta– el Obispado de Astorga estudió la memoria presentada y decidió autorizar la inversión del capital despositado en la Administración Diocesana procedente de la venta de la casa rectoral, una operación que se remonta al año 2007 y cuyo importe sumaba 23.625 euros.

Una importante donación

Además de la autorización para la disposición de los fondos gestionados en la curia asturicense, y teniendo en cuenta el compromiso de los vecinos para colaborar económicamente, las obras ejecutadas contaron con una aportación de 3.600 euros destinada a “devolver a su estado original” este retablo del siglo XVIII.

14.000 reales en el siglo XVII

Según pudo saber este periódico, además de un documento con información precisa sobre los detalles relacionados con la obra ejecutada, la parroquia de Ribas de la Valduerna entregó a los feligreses una serie de datos que recogen la historia de este retablo, quién fue su autor y cuánto costó en su día el encargo.

Los orígenes del retablo de la iglesia parroquial de Ribas, de estilo barroco, con abundantes detalles ornamentales, columnas retorcidas y adornos de racimos de uvas, se remontan al año 1699, cuando el cura y el mayordomo del templo valdornés encargaron al artista bañezano Antonio Brasa Ortiz la construcción de un retablo por importe de 5.000 reales, de los cuales 2.400 se abonaron en treinta cargas de trigo y de centeno y el resto en dinero.

Según las investigaciones del Padre Albano García Abad, aunque la escritura se realizó ante el escribano de La Bañeza un 7 de octubre de 1699 y el plazo de finalización era de tres años, los trabajos concluyeron mucho antes, encargando posteriormente el dorado de las piezas a otro bañezano: Fernando Fernández de Navia, que habría de concluir el proyecto en julio 1717, un año después de la firma de dicho contrato.

9.000 reales, oro limpio de 29 kilates, además de la disponibilidad de casa para el dorador y leña suficiente para cocer la cola eran las principales cláusulas que pactaron el párroco, el mayordomo y el encargado de realizar los trabajos de finalización de un retablo que presentaba un estado de conservación deficiente y que actualmente ha sido protegido para que los fieles de Ribas puedan seguir venerando a Santa Eulalia, patrona de la localidad.

publicidad publicidad

2 Comentarios de los lectores en “La venta de la casa rectoral permite a Ribas restaurar el retablo mayor de su iglesia”

  1. Pepito Grillo dice:

    Ya. Lo malo es que no hay dinero para afrontar esa restauración costosísima. Habría que abrir una suscripción popular pero sin ayuda institucional no es posible. Si fuese para subvencionar sindicatos o actividades de majaderos a lo mejor había dinero, pero para la Iglesia Católica que a través de Cáritas, parroquias, órdenes religiosas y movimientos apostólicos está paliando tanta miseria como hay ahora mismo en España, no hay un céntimo.

  2. José Castaño DNI 10165855-Q dice:

    Uno de mis sueños, es ver restaurado el Retablo Mayor de la La Iglesia de Santa María de LA BAÑEZA. Es muy hermoso y pide a gritos una restauración, al igual que el del CRUCIFICADO MISERERE, otra joya de FRANCISCO RIVERA, que bien se lo merece.
    A quienes han hecho posible esta renovación del Retablo de Ribas, les FELICITO y AGRADEZCO todo su esfuerzo y empeño.
    Se hace más cuando se quiere, que cuando se puede.

<

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es