publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Semana Santa sin declaración, pero con interés

● A. Cordero ►Lunes, 9 de abril de 2012 a las 20:54 Comentarios desactivados


No pretendo tener la razón ni hacer que mis ideas prevalezcan por encima de las demás, solo quiero mejorar la imagen de la ciudad en la que vivo y -cuando tengo ocasión- aportar mi granito de arena para conseguirlo. Tampoco trato de colgarme ningún mérito porque pienso que los reconocimientos los tienen que hacer los demás, nunca uno mismo, pero cuando llevo a cabo un proyecto lo hago con la mejor intención, buscando siempre el beneficio comunitario, casi nunca el mío propio porque yo con la satisfacción personal me conformo.

Tal vez al término de la Semana Santa sea el momento de sacudirnos la pereza y hacer algo de provecho, de dejar de mirarnos el ombligo, de mirar mal a quien nos saca los defectos y agradecer que nos hayan dado una idea sin la cual ningún proyecto suele salir adelante. Nada se habla del proceso de los trámites para pedir la Declaración de Interés Turístico para la Semana Santa, solo nos quejamos de que no existe como si con los lamentos se consiguiera algo. Y es que alguien que se mueve mucho por el lugar donde se deciden estas declaraciones me dijo hace un tiempo que “ahora que no tenemos un duro y hay recortes en las administraciones es el momento de hacer los trámites de algo que no supone un desembolso económico, porque la Semana Santa bañezana se lo merece”.

Pero no se puede pedir un reconocimiento de este tipo cuando desde las instituciones no se valora –de cara al exterior- la calidad de la Semana Santa, el valor del patrimonio existente en las tres cofradías o el trabajo de los miembros de éstas para conseguir año tras año un incremento de los turistas y mantener las tradiciones, con el esfuerzo económico que eso supone. Al menos, ya que la propaganda que circula por la red suele ser gratis, hay que procurar hacerla bien, de lo contrario estaremos tirando piedras a nuestro propio tejado, como sucede con alguna información publicada acerca del Santo Potajero, el punto fuerte de nuestra Semana Santa.

Además, conviene no confundir la Semana Santa con el carnaval y aquí alguno lo hace muy a menudo, incluso yendo dentro del cortejo, sin cuidar las formas. Quizás haya que echar un vistazo a los manuales de protocolo -ya recomendados en anteriores artículos- y aprender que las gafas de sol son para hacer turismo, no procesiones, diferenciar los colores propios del carnaval de los adecuados a la Semana Santa, llevar la túnica lo suficientemente larga para evitar mostrar unos pantalones vaqueros inadecuados o no confundir los deportivos con los zapatos negros que recomiendan año tras año en los programas.

Pero fuera del cortejo también se encuentran muchos puntos negativos para conseguir algún tipo de distinción: fumar, comer pipas, hablar por el móvil, intentar grabar la procesión, hacer fotos molestando al de al lado o saludar efusivamente a quien que va dentro de la comitiva son algunos de los ejemplos y también en las aceras hay que guardar las formas y saber estar. Posiblemente, los cabildos podrían valorar la idea de hacer las procesiones algo más cortas y de este modo evitar que la gente se aburra en exceso, pero sobre todo hay que respetar las imágenes que pasan ante nosotros y no confundirlas con los personajes que van haciendo el carnaval cuando es el momento.

Los errores puntuales siempre tienen arreglo, pero repetirlos es algo que no tiene excusa. La incompetencia es imperdonable y hay otros defectos que… no tienen justificación. No es mi intención desenterrar el hacha de guerra, pero sí quitar vendas de ojos que no dejan ver la realidad, por dura que parezca. Todos los pueblos sueñan con el momento en que se haga realidad algún título para sus fiestas y tradiciones y La Bañeza, los bañezanos y nuestra Semana Santa no son una excepción. Pero hay quienes pueden arrimar el hombro y no lo están haciendo. Piensen que el interés de tres cofradías, siglos de historia a nuestras espaldas, cientos de hermanos en la calle y decenas de responsables de las hermandades trabajando todo el año se merecen que hagamos todo lo posible por, al menos, poner cuanto esté en nuestras manos por un beneficio común, a pesar de las dificultades.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.

>

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad Publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es