publicidad PUBLICIDAD

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Si no llueve hay que regar

● Polo Fuertes ►Domingo, 1 de septiembre de 2013 a las 9:10 Comentarios desactivados


No va por ahí la cosa. No nos confundamos. El campo es el campo y la ciudad es la ciudad. De momento, en el primer caso, este año hay agua de sobra en los pantanos para regar maíces, remolachas y demás cultivos que aún persisten en las tierras. No así el riego de la ciudad, porque persisten los orines de diez días de fiesta en plazas y aceras, según hemos podido comprobar los que hemos cambiado el coche por las zapatillas. Las más de las veces, por fuerza mayor.

Hemos tenido mala suerte, amigo alcalde Palazuelo. No ha llovido ni una gota después de las fiestas. Unas fiestas que fueron ante todo un trajín incesante de gente, según cuentan las crónicas (Yo esos días tenía reuniones periódicas con los hospitalarios de la capital). Ya no te digo nada el último fin de semana con las competiciones de velocidad en el único circuito urbano que hay en España para los vehículos de dos ruedas.

A lo que hay que añadir los cientos, miles de motos de paseo que llenaron plazas, calles y soportales de La Bañeza, durante dos días y medio. Todo un éxito de asistencia, de fiesta motera y de gamberros haciendo circulitos en las calles. Pero ese gentío deja, inexorablemente, las calles y plazas cochambrosas. A pesar del número de bares y cafeterías, no hay baños suficientes para tanta defecación en la ciudad. Porque es como esas tormentas veraniegas que descargan no sé cuantos litros por metro cuadrado en pocas horas o minutos.

Pero no hemos tenido suerte, amigo alcalde Palazuelo. No ha llovido ni una gota. Y, digo yo, tanto presumir de nuestros tres ríos, tanto programar las adjudicaciones de la limpieza y recogida de residuos, No hay alguna forma de baldear las aceras de las calles más céntricas. Sin contar la Plaza Mayor. Que ese espacio lleva buenos tutes de agua a chorro. Pero también existen las otras calles aledañas al centro geográfico de dicha Plaza Mayor, que también tienen derecho a que se limpien sus orines, sus cacas y sus cochambres.

Estamos a final de mes y principio de septiembre. Hasta los de la diáspora también han marchado a sus respectivos destinos de los cuarteles de invierno. Es hora, amigo alcalde Palazuelo, de poner un poco de orden en esos urinarios públicos que son las aceras de las calles céntricas, ante la imposibilidad de que el cielo nos mande una catarata de agua.

Un agua que se puede sacar de la traída, Pero si no se quiere hacer un gasto excesivo, creo que no sea muy difícil habilitar un lugar donde los camiones de baldeo puedan extraer agua de uno de nuestros ríos. O acaso ¿también hay que pedir permiso por escrito a la Confederación Hidrográfica del Duero? Aunque cuando hay desbordamientos de los ríos a causa de alguna tormenta o temporal, hay que echarles una mano para que los daños que están produciendo SUS ríos no sean cuantiosos,

Es cuestión de hablarlo. Pepe Valín, presidente de la citada Confederación, que es buena gente y seguro que no negaría el permiso. Pero es evidente: si no llueve habrá que echar mano de los baldeos o andar a la manga riega. Vamos, digo yo, amigo alcalde Palazuelo. Al menos, para no meter en casa orines forasteros o de propios que, al fin y al cabo, huelen igual.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad


publicidad


publicidad

    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es