publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Tiene que nevar, tiene que llover a cántaros

● Polo Fuertes ►Viernes, 27 de enero de 2012 a las 0:02 Comentarios desactivados


Andamos la gente de campo, la gente de huerto, a la que pertenezco, con la mosca detrás de la oreja, porque llevamos muchos días, muchas semanas, muchos meses sin caer una gota. O casi. Lo que deriva que los pantanos, nuestros pantanos de Barrios de Luna y de Villameca estén en números rojos, en lo que se refiere a la capacidad actual que atesoran.

Por eso, dejadme, queridos y sufridos lectores que recuerde aquella canción de Pablo Guerrero, cuyas estrofas acababan en un “Tiene que llover, tiene que llover, / tiene que llover a cántaros”, hace la tira de años. Los hombres y mujeres de campo, de huerto, al que pertenezco, hemos empezado a cantarla con el rosario de las rogativas en la mano, porque sino, cuando lleguen los meses de junio, de julio, de agosto de… A septiembre ya no llegaremos ni aunque vírgenes y cristos pongan toda la carne en el asador y vuelquen nevadas y lluvias a todo pasto.

Somos gente de la cojonada (no se coge nada se repite en los pueblos por los rincones, a poco que se inicie una conversación), los de la cojonada, digo, andamos acojonados porque no sabemos si poner nuestros surcos a plantar, a sembrar, a producir, sino empieza a caer, con fuerza, nieves y lluvias.

“Tú y yo, muchacha, estamos hechos de nubes, / pero ¿quién nos ata? / Dame la mano y vamos a sentarnos / bajo cualquier estatua, / que es tiempo de vivir y de soñar y de creer, / que tiene que llover, tiene que llover, tiene que llover / a cántaros”. Acojona, ¡eh! Pues a nosotros…, también.

Desde hace unos años, los profesionales de meteorología de la Televisión Española nos dan cada mediodía, cada noche, una conferencia sobre los dimes y diretes de las isobaras, de las borrascas, de los anticiclones, anunciando con bombos y platillos que va a llover. Pero nada. Ni los satélites, ni los ordenadores, ni la tiza de aquellos hermanos Medina, que muchas veces recordamos los de mi generación, dan para llover o nevar algo, lo que nos toca. Sólo lo da para una meada. ¡Ay que me meo y no echo ni gota!

A causa de la edad, esa coletilla que empiezan a ponernos los laboratorios a los septuagenarios para que prevengamos no sé qué enfermedades que vienen parejas con el paso del tiempo. Al surco, que dice mi amigo y colega Fulgencio Fernández, que me esnorto. A causa de la edad he pasado ciclos y ciclos de años secorros como este que ha pasado y lo único que ocurre es hacer daño.

Me explico, no llueve en septiembre, no llueve en octubre, ni en noviembre, ni en diciembre, ni en enero ni… Alto ahí, llega febrero y suelta el cielo las compuertas de las nubes (“estamos hechos de nubes”) y nos pone de chúpame dómine los carnavales, nuestros carnavales. Tanto en lluvia como en nieve. Hay que joderse, oiga.

Por eso, por nuestro carnaval, bueno, y por mi huerto, y por todo el campo, os ruego, mis queridos y sufridos lectores, que cantéis conmigo: “Tiene que nevar, tiene que llover, tiene que llover / a cántaros”. Aunque sea con toda la desafinación que se pueda. No vaya a ser que después, cuando siga haciendo falta, pero para los bañezanos, ninguna, nos ponga nuestro carnaval de paraguas. Y eso que ya lo tenemos declarado de Interés Turístico Nacional. Oiga.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad


publicidad


publicidad

    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es