publicidad Publicidad arjoca

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Último 1º de Mayo en varios años en León, Astorga, La Bañeza… (II)

● IBAÑEZA.ES ►Lunes, 3 de agosto de 2015 a las 8:57 Comentarios desactivados


Con impresionante disciplina y entusiasmo se celebraba también la Fiesta del Trabajo en La Bañeza (la última que allí y en los demás lugares se daría en cuatro décadas, y también en esta, como en las anteriores, “por tener que ausentarse”, cedía el alcalde titular, Joaquín Lombó Pollán, la vara municipal al primer teniente de alcalde, el socialista Ángel González González), recorriendo las principales calles de la ciudad una manifestación nutridísima encabezada por los Pioneros Rojos y las Juventudes uniformadas (que prenden también en sus camisas y corbatas una estrella), realizándose por la tarde en el Frontón Novedades el mitin más concurrido que se conoce, en el que tomaron parte Toribio Santos Santos (presidente de la Casa del Pueblo), introductor de los oradores Ildefonso Cortés Rivas (médico astorgano que alude a la huelga que están sosteniendo los obreros bañezanos de la Azucarera, en brazos caídos desde hace días contra el incumplimiento por la empresa de las Bases de Trabajo; parece ser que “el alcalde requirió el auxilio de la Guardia Civil, quitando la razón a los que la tenían”, dice el semanario El Combate desde Astorga), y los compañeros Santiuste (directivo del Partido Comunista de León), un sindicalista “que hace votos por la unificación proletaria”, e Isidro R. Mendieta, todos muy aplaudidos. Por la tarde hicieron los trabajadores una festiva gira por las orillas del Duerna.

Sabemos algo más de lo sucedido en aquellas fechas en la factoría bañezana por el testimonio que Alejandro Latorre Remiro, entonces empleado en sus talleres, nos acerca en mayo de 2009: se pretendía la equiparación en el trabajo con la azucarera de Santa Eulalia del Campo, de la misma compañía, y la totalidad de los obreros se encerraron y ocuparon la fábrica a lo largo de todo un día y una noche, en la que “durmieron dentro todos juntos y amontonados, después de que los familiares les hubieran echado comida por encima de la tapia y a través de una alcantarilla cercana a la entrada”.

En Castrocalbón organizó la celebración obrera el Sindicato de Trabajadores de la Tierra, con un mitin que este año revistió extraordinaria animación e iniciado por su secretario (Basilio Fernández Vidal), que presentó a los intervinientes, el maestro de la villa, Heriberto Martínez Amez y los camaradas de la Agrupación Socialista de Astorga Dámaso Cansado Cansado (empleado del Banco Herrero) y Ramón Pontones Hidalgo (profesor del Instituto), quienes “con fervor revolucionario que fue larga y calurosamente aplaudido abogaron por la unión de todos los explotados, especialmente de los campesinos, ante la destacada presencia de gran número de mujeres que hicieron patente la realidad de su incorporación a las luchas políticas y sociales”. Los mismos oradores disertarían a última hora de la tarde en Jiménez de Jamuz en el mitin que congregó frente a la Casa del Pueblo a una enorme multitud de trabajadores de esta localidad y de otras vecinas y a los que el numeroso público premió con prolongadas ovaciones y vivas proletarios, poniendo fin a una brillante e inolvidable jornada de reivindicación y fiesta obrera (posiblemente organizada por la importante Sociedad de Oficios Varios a la que pertenecían jornaleros, campesinos y alfareros) que comenzaba por la mañana “con una enorme manifestación que recorrió las calles del pueblo entonando la Internacional, y en la que pusieron una nota esperanzadora y elocuente nuestros Pioneros Rojos”.

De los leoneses intervinientes en aquellas celebraciones (e igualmente los foráneos) algunos habían sufrido ya la represión posterior a la revolución de octubre del año 34, y todos ellos volverían a padecer al cabo de unos meses la de los sublevados el 18 de julio contra el régimen legal republicano, de manera que al acabar la guerra que la sublevación originara habrán varios sucumbido víctimas de fusilamientos o paseos, y penarán depuraciones laborales, expolio de propiedades y largas condenas de prisión quienes no hayan logrado el no menor castigo del exilio en el que sortear algunas de las extensas y crueles represalias que a los vencidos fueron destinadas.

Del libro LOS PROLEGÓMENOS DE LA TRAGEDIA (Historia menuda y minuciosa de las gentes de las Tierras Bañezanas -Valduerna, Valdería, Vegas del Tuerto y el Jamuz, La Cabrera, el Páramo y la Ribera del Órbigo- y de otras de la provincia, de 1808 a 1936), recientemente publicado en Ediciones del Lobo Sapiens) por José Cabañas González. (Más información en www.jiminiegos36.com)

Manifestación del 1º de Mayo de 1936 en La Bañeza. (Archivo del autor).

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.

<

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es