publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Un colegio orgullo de La Bañeza

● José Cruz Cabo ►Sábado, 26 de noviembre de 2011 a las 9:20 Comentarios desactivados


José Cruz Cabo

No cabe duda que el colegio de disminuidos psíquicos, Nuestra Señora del Valle, ha sido uno de los grandes logros conseguidos por el primer ayuntamiento democrático de nuestra ciudad, que encabezó como alcalde con mayoría absoluta el industrial Guillermo García Arconada, quien, además, fue elegido diputado provincial.

En uno de los primeros plenos de la Diputación del que era presidente, el médico leonés Rodrigo de Santiago, se trató de la creación en la provincia, de un centro que acogiera a los enfermos psíquicos de la misma en régimen de internado. Cuando salieron de la sesión, Guillermo comenzó a convencer al presidente que dicho centro se construyera en nuestra ciudad, y Rodrigo de Santiago le dijo, al entonces nuestro alcalde, que si le donaba los terrenos se haría en La Bañeza. Justo en ese momento entraba en la Diputación el industrial de la ciudad, y dueño de los terrenos, donde hoy está este maravilloso centro, José Ribas Villadangos y, Guillermo le paró, le presentó al presidente de la Diputación, y le explicó que necesitaba unos terrenos con objeto de hacer un centro, que acogiera a los disminuidos psíquicos, ya que si se regalaba el terreno a la diputación se haría aquí este colegio.

Pepe Ribas, como era conocido en nuestra ciudad, le dijo que se podía hablar sobre el tema, y quedaron en reunirse para su estudio. Efectivamente, en la siguiente reunión se llegó al acuerdo de la cesión gratuita, de 50.000 metros cuadrados del terreno que poseía enfrente del entonces Mesón La Fragua, y a cambio le tendría que construir el ayuntamiento dos viales o calles, con todos los servicios de agua, luz y alcantarillado, uno que entraba enfrente de donde está hoy el Restaurante Hostal La Hacienda y el otro donde está actualmente la entrada a dicho colegio. Guillermo García le ofreció a Rodríguez de Santiago ponerle al colegio el nombre de la mujer del presidente, que se llamaba Paloma del Valle, y éste le dijo que se dejara el título de Nuestra Señora del Valle.

La diputación, una vez firmado el acuerdo, comenzó el proyecto para construir el Colegio y al año siguiente se iniciaban las obras, pero en 1981 una cacicada a nivel provincial de los mandos del partido gobernante UCD obligaron a Guillermo García Arconada a dimitir como alcalde y nombrar a Antonio Fernández Calvo. El colegio se siguió construyendo y cada poco llegaba una nota de la diputación, ya con otros presidentes, para que nuestro municipio hiciera los viales a los que se había comprometido, pero como no había dinero, se fueron dejando sin hacer.

Gracias a que la Diputación tenía ya construido el edificio y no se podía poner en marcha por la falta de, al menos, un vial que sirviera de entrada al mismo, se decidió la Diputación a construirlo a su costa, pero el compromiso era de que se hicieran dos viales y no uno y el colegio ya construido, tuvo que buscar la forma de convencer al donante de que se conformara con uno y encima sin servicios sanitarios, ya que solo se llevó la luz, por lo que hubo que hacer pozos sépticos y pozos de agua limpia. Al final del año de 1986 se consiguió inaugurar dicho Colegio con capacidad para 90 personas de ambos sexos disminuidos psíquicos. Fue un colegio que dio un gran impulso a nuestra ciudad, dado que entraron fijos a trabajar en el mismo unas setenta personas que ahora son muchas más debido a la mejora del centro y a su ampliación, que ahora acoge a más de 130 asistidos.

Todo ello se pudo realizar, porque en sus primeros años, se hicieron cargo del mismo como directores, los hermanos holandeses, con el hermano Teodoro van der Boer, a la cabeza, que supo imprimir en los trabajadores que pusieron en funcionamiento este centro, la ejemplaridad, la dedicación y el afecto a estos seres, que tanto necesitaban de cuidados, cariño y responsabilidad, hasta llegar a ser uno de los mejores de Castilla y León, dado que a los hermanos holandeses les sustituyeron dos directores laicos, que supieron seguir el ejemplo dado por ellos, como Alejandro, primero y ahora Isabel Sánchez, lo siguieron haciendo, aumentando las instalaciones y siguiendo con la misma dedicación que les enseñaron los dos hermanos holandeses llamados Teo.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.

<

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es