publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Un niño bañezano en las primeras Colonias Escolares Leonesas

● Ibañeza.es ►Lunes, 17 de agosto de 2015 a las 9:25 Comentarios desactivados


Bajo la influencia de la Institución Libre de Enseñanza, por el Museo Pedagógico (antes Museo de Instrucción Primaria) se organizaron en 1882 (el mismo año en que se acomete el servicio de alcantarillado en León) las primeras Colonias Escolares de Vacaciones en España, según modelos y postulados pedagógico-sociales e higiénico-sanitarios ya difundidos en Europa por el suizo Enrique Pestalozzi y otros renovadores (funcionó en los años republicanos en La Bañeza un colegio bajo la advocación de la también avanzada pedagoga María Montessori, a cargo de los docentes Clotilde Pascua Riesco y Pedro Rubio García), y seguidos en nuestra tierra por médicos como Ramón García Ponce de León, titular entonces de Castrocalbón y autor del Compendio de higiene, o Arte de conservar la salud (1883).

Desde 1895 funciona una Colonia Escolar Leonesa en la capital provincial (se mantuvo hasta 1935), solo “para niños pobres elegidos entre los de las escuelas municipales de la capital y algunos del resto de la provincia” aquel año. La del siguiente, organizada por Ramón Pallarés Nomdedeu y Alfredo López-Núñez Villabrille (colaborador en prensa masónica y tal vez masón –como su hermano Augusto, “Clotaldo”, director del primer El Diario de León, “periódico de la mañana”, entre 1886 y 1888-; el menor de los 9 hijos del bañezano Deogracias López Villabrille, procurador de los Tribunales) entre otros, y atendida por los maestros Benito Blanco Fernández y María del Carmen Álvarez García, fue mixta en cuanto a las clases sociales que acoge: colonos pudientes (uno) y menesterosos (infancia de las clases desvalidas), y por separado de niños (29) y de niñas (11, una de pago). Parte el 1 de agosto para la playa de Salinas (Asturias) y regresa a León el 31 del mismo mes.

La Colonia Escolare Leonesa en 1895. / Archivo de José Cabañas

Asistió un niño desde La Bañeza, el mismo que ya lo había hecho el año anterior, Eliseo del Egido García, de 13 años, y cuyo infarto submaxilar derecho (todos los niños asistentes lo padecen) se encuentra a la vuelta notablemente disminuido. Era presidente de la Colonia Escolar Manuel Diz Bercedoniz, Ingeniero Jefe de Obras Públicas de la Diputación leonesa (y futuro constructor del Puente Victoria Eugenia de Battemberg –o de Requejo- unos años después), quien había dispuesto la participación “de un colono de cada Partido Judicial, de familia pobre, de entre 9 y 12 años, que sepa leer y escribir, y que necesite los baños de mar por su constitución enfermiza, débil o linfática”. Más de la mitad de lo que costó realizarla (3.959 pesetas) se sufragó por suscripción popular (2.386 pesetas). En el verano de 1931 seguían realizándose aquellas Colonias Escolares para niños y niñas de las Escuelas Nacionales y del Hospicio Provincial en la misma playa de Salinas, y se continuaba eligiendo de entre los propuestos a los más necesitados fisiológicamente, a los que se les tomaban los datos antropométricos previamente y a su regreso de las mismas.

Otro de los vástagos del bañezano Deogracias López Villabrille, además del citado Augusto y de Alfonso (cesados ambos de sus empleos públicos en León en 1886 con el cambio de color político operado en el Gobierno, decía el diario El Campeón), fue Álvaro López-Núñez Villabrille, maestro que colaboró en la creación del Instituto Nacional de Previsión, del que formó parte desde 1908. Integrante también de su predecesor Instituto de Reformas Sociales desde 1904, y enviado por tres veces por la institucionista Junta de Ampliación de Estudios a congresos internacionales de carácter social, una experiencia que aportaría cuando se creyó conveniente implantar la previsión social en las escuelas, para que los niños se acostumbraran a ella y al ahorro, lo que se hizo creando en julio de 1911 las Mutualidades Escolares, declaradas obligatorias para todas las escuelas públicas en 1919, con la finalidad de fomentar el ahorro, constituir dotes infantiles y formar pensiones de retiro. El dinero recaudado se ingresaba en entidades de ahorro. A finales de 1928 existían en España 6.394 mutualidades de este tipo, con 390.034 mutualistas, y unos fondos de casi 17 millones de pesetas. Con igual filosofía y destino de sus beneficios se establecieron a la vez los Cotos Escolares (apícolas, forestales, agrícolas, conejeros,…) en las zonas rurales en su inicio.

Álvaro López-Núñez Villabrille, cofundador del Grupo de la Democracia Cristiana en 1918, católico social, periodista y escritor, fundador de periódicos y publicaciones católicas, académico de la Real Academia de Ciencias Morales y Políticas y promotor de la asistencia y los seguros sociales, sería asesinado a los 71 años junto con Esther, la más joven de sus seis hijos, víctimas de la represión incontrolada en los primeros meses de la guerra civil en la zona republicana, en las tapias del Cementerio del Este de Madrid el 29 de septiembre de 1936, después de ser sacados de la checa de Fomento en la que se hallaban detenidos.

Del libro LOS PROLEGÓMENOS DE LA TRAGEDIA (Historia menuda y minuciosa de las gentes de las Tierras Bañezanas -Valduerna, Valdería, Vegas del Tuerto y el Jamuz, La Cabrera, el Páramo y la Ribera del Órbigo- y de otras de la provincia, de 1808 a 1936), recientemente publicado en Ediciones del Lobo Sapiens) por José Cabañas González. (Más información en www.jiminiegos36.com)

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es