publicidad Publicidad arjoca

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad


Un instante de la inauguración.

P.J. Abajo

León y sus pueblos han sido durante décadas uno de los destinos preferidos por los asturianos para pasar las vacaciones o los fines de semana. De ahí que muchas de las casas deshabitadas en las zonas rurales hayan vuelto a abrir sus puertas y lo hagan con inquilinos procedentes de la región vecina, en busca del clima ‘de secano’ como dicen ellos.

Robledo de la Valduerna no es una excepción y también cuenta con una casa que ha sido habitada por una familia de Asturias, decorada a su gusto y donde no faltan los azulejos con la imagen de ‘la Santina’ de Covadonga. Sin embargo, Luisma y Lourdes han traído en su maleta de fines de semana y vacaciones su pasión por el belenismo; una afición que se ha convertido para ellos en un modo de vida, hasta tal punto de que han abierto en el pueblo valdornés ‘La Casa del Belén’.

Se trata de un pequeño museo ideado y construido por ellos, con la ayuda de los buenos amigos que han hecho en la Valduerna, donde se exponen infinidad de belenes de todo el mundo y cuyas puertas se abrieron al público este sábado como preludio de las fiestas navideñas y después de varios meses de trabajo en equipo.

Alrededor de los cinco continentes han ido recopilando imágenes del Misterio del Nacimiento, con sus estilos, épocas y particularidades. Y a esa colección se añaden las piezas que Lourdes ha ido modelando con sus propias manos, junto a varios dioramas donde se representan escenas del Nacimiento de Cristo. De hecho, el párroco de Robledo, en la bendición de las instalaciones recordaba cómo la representación de esos lugares de Tierra Santa permitían revivir aquí los pasajes bíblicos.

Sobriedad, sencillez y la intención de que las imágenes ‘digan algo’ a quien las contempla es lo que busca esta familia con su pasión por el belenismo y el motivo por el que ponen alma, vida y corazón, por llevar adelante. Una pasión que poco a poco van transmitiendo a los valdorneses, a quienes se nota que estos vecinos llegados desde tierras asturianas son muy bien apreciados en el pueblo.

Además del original museo que han abierto para disfrute de todos los amantes del belenismo, donde no faltan piezas procedentes de los lugares más recónditos del planeta y una pequeña biblioteca especializada en el tema, Luisma, Lourdes y un grupo de voluntarios han instalado un Nacimiento en la iglesia parroquial de Robledo, donde no faltan detalles.

Con una tradición belenista muy arraigada en sus propias biografías, este matrimonio forma parte de la Asociación Belenista de Oviedo, ciudad en la que contribuyen a instalar el tradicional Belén de la plaza de la Catedral que hace las delicias de los visitantes.

Grandes conocedores del mundo de la imaginería sobre el Belén, término que se puede comprobar al echar un vistazo en las distinciones que cuelgan de las paredes de la Casa, prefieren buscar esa ‘otra cara’ que tiene esta tradición y que poco tiene que ver con lo excesivamente espectacular, donde la técnica o la fantasía por hacer que todas las piezas de la representación del Misterio se mueven en detrimento de esa espiritualidad que emana de las figuras.

Más información en la web de La Casa del Belén

El realismo de las imágenes es algo imprescindible en la creación del Belén.

publicidad publicidad

Un comentario de los lectores en “Una familia asturiana promueve en la Valduerna un museo belenista”

  1. pefe dice:

    la noticia es buenísima,el enfoque me parece muy importante,así animas a gente a que no se olvide de nuestros pueblos gracias.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es