publicidad Publicidad arjoca

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Una guardería ejemplar puesta en marcha gracias a Don Ángel Riesco

● José Cruz Cabo ►Viernes, 28 de marzo de 2014 a las 9:03 Comentarios desactivados


José Cruz Cabo

El día de San José de hace ya cincuenta años se inauguraba en el Hospital de la Santa Vera Cruz una guardería infantil, para que fuera gobernada por las Misioneras Apostólicas de la Caridad. Una guardería que el entonces obispo Ángel Riesco Carbajo quería poner a disposición de los niños bañezanos, para que los padres que trabajaran, ya que a la Escuela no se podía entrar hasta los seis años, tuvieran un sitio donde dejar a sus hijos, que al mismo tiempo les servía a los pequeños para aprender y llegar a la escuela con conocimientos.

Una instantánea del día de la inauguración de la guardería San José de La Bañeza, el 19 de marzo de 1964 por Don Ángel.

Estuvieron presentes en dicha inauguración el alcalde, Benigno Isla García, el párroco de Santa María, el inolvidable para mí y para muchos, Francisco Viloria Morán, el de El Salvador, también de grata memoria, Rogelio García San Román y el abogado y Presidente de Cáritas, Laureano Alonso y Díez Canseco, quienes agradecieron al Obispo Ángel Riesco, el esfuerzo realizado para conseguir que nuestra ciudad tuviera una guardería infantil, y al mismo tiempo recuperara la ciudad el edificio del Hospital que ya se estaba cayendo.

Unos años antes Don Ángel se había reunido con el entonces Juez de la Cofradía de la Santa Vera Cruz, Don José Marcos de Segovia, para montar en dicho edificio la guardería, dado que estaba muy deteriorado y Don Angel se comprometía a realizar las reformas necesarias para su fortalecimiento. Hay que tener en cuenta que en los años cincuenta estuvo en ese edificio las escuelas nocturnas de Acción Católica.

Don Angel, un sacerdote enormemente decidido y que había creado el instituto Seglar de las Misioneras Apostólicas de la Caridad, quería darles una forma de colaboración con la Iglesia, con la fe y con la Caridad hacia sus semejantes, y de manera especial hacia los niños, con los que siempre se volcó, mientras fue coadjutor primero y párroco después de El Salvador, con aquellas catequesis inolvidables para los que acudimos a ellas.

Por lo tanto, una vez realizado el convenio notarial con la cofradía, Don Ángel buscó la forma de acometer las obras que se necesitaban, entre ellas hacer un tejado nuevo y fortalecer las ventanas, además de acometer diversas obras en todas las habitaciones, y ponerlas en condiciones de servir para el cometido al que quería destinarlas. Una vez realizada la obra, el día diecinueve de marzo, de 1964, se realizó la inauguración y las Misioneras comenzaron su andadura para conseguir niños para dicha guardería y desde entonces hasta hoy, las Misioneras siguen realizando esta labor infantil, para las que su Padre Fundador las destinó.

La verdad es que Don José Marcos tuvo una gran visión de futuro, pues la cofradía estaba poco menos que desaparecida, ya que se había caido la capilla, que debiera levantarse ya, puesto que hay un proyecto para ello, los hermanos de la cofradía se iban muriendo y nadie los sustituia, hasta el extremo de que Don José Marcos nos apuntó a una serie de hombres para que tuviera los veinte hermanos necesarios, para realizar las gestiones y poder ceder el edificio a Don Angel. Las misioneras se comprometieron a dejar dos habitaciones con camas, por si era necesario recoger algún enfermo en ellas, lo que la Seguridad Social, puesta en funcionamiento unos años anteriores, hacía ya innecesario recoger enfermos en la misma.

Gracias a la gran visión del hoy Siervo de Dios, el Obispo Ángel Riesco Carbajo, la guardería no solo sigue funcionando a satisfacción de los padres que llevan allí a sus niños, sino que está en plenas condiciones para seguir ejerciendo esta labor durante muchos años.

Además las Misioneras no solo se han ocupado de la guerdería, sino que muchas de ellas son ahora hermanas de la Cofradía de la Vera Cruz y participan de sus procesiones. Además en una de las habitaciones del piso de arriba, que tienen como casa para las que se ocupan de la dirección de la misma, en un armario conservan toda la documentación de la cofradía desde hace varios siglos, y que debiera estar ya en el archivo municipal, para los que la necesitaran consultar.

Por ello en este cincuenta aniversario de la fundación de la Guardería infantil, no podemos menos que felicitar a las Misioenras Apostólicas de la Caridad, agradeciéndoles lo mucho que están dando a la cultura y a la enseñanza de nuestra ciudad. Felicidades.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.

<

publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es