publicidad Publicidad arjoca

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Victoriano Crémer y su simpatía

● José Cruz Cabo ►Sábado, 12 de marzo de 2016 a las 9:22 Comentarios desactivados


José Cruz Cabo

Con motivo de la exposición que se ha montado en el Centro Cultural de las Tierras Bañezanas, con los dibujos y otras cosas del gran escritor y periodista Victoriano Crémer, que están causando sensación entre las personas que están acudiendo a verla, recordé una anécdota que me ocurrió con él debió ser por el año 1970.

Polo Martínez Martín era entonces el responsable de El Adelanto y había iniciado ese año el concurso periodístico “Ciudad de La Bañeza”, que duró unos años, hasta que se cambió por la Alubia de Oro. El caso es que Victoriano Crémer fue invitado a ser jurado de dicho premio y vino con Juan Florencio Pérez, más conocido por Chencho, para participar en el jurado que tenía que dilucidar los premios del mismo.

Cuando llegó al entonces Nuevo Casino, donde se iba a fallar, lo primero que nos dijo fue: ¿A quienes habéis decidido darle los premios, porque ya tendréis ganadores? La contestación fue: “no tenemos ganadores porque aunque alguno de los jurados ya tiene predilectos, falta que usted los lea para comenzar el debate de a qué trabajos se le dan los tres premios”. Entonces él, muy serio, se puso a leer cada uno de los trabajos y al finalizar su lectura, se pasó a la discusión de los mejores trabajos y al final el fallo fue por unanimidad.

Finalizado el acto del fallo, nos fuimos a cenar al entonces Hotel Madrid, que estaba en la misma calle que el Casino, y en mi vida me he reído tanto como esa noche con Victoriano Crémer. Chencho le llamaba maestro cada poco y los demás seguiamos las distintas conversaciones, pero llegó un momento que los diez del jurado, solo teniamos oidos para Victoriano, porque nos estaba desmenuzando la historia de León y parte de su vida, con una gracia impresionante y no haciamos más que reirnos.

Yo creo que a pesar de lo rica que estaba la comida de la Señora Julia Marcos, nos reimos más que comimos, porque el gran Victoriano Crémer tenía una conversación tan fluida y tan simpática, que llenamos el estómago de comida pero después de tres o cuatro horas salimos del Restautante Madrid, mondandonos de risa, con el genial Victoriano, que no paró hasta que no nos separamos y arrancó el coche para devolverlo a León. Yo conocía sus crónicas tanto de los diarios de León, como de las grandes crónicas deportivas que hacía en la radio a través de la Cadena Ser. Todo esto me lo ha hecho recordar esta exposición que no debería perderse nadie.

publicidad publicidad

No se admiten comentarios.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad Publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad

publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2020 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es