publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
Publicidad

Del ‘Cuatro Latas’ del Papa al ‘Mercedes’ de un cura rural

Publicado por Ibañeza.es el 13/09/2013 9:46 Comentarios desactivados

Acostumbrados a otra imagen muy distinta del pontífice, las realidades que viene protagonizando el Papa Francisco desde su elección siguen sorprendiéndonos día tras día y llenando cientos de páginas de diarios con infinidad de hechos casuales que pasan de lo anecdótico y que siempre van ilustrados con la sonrisa de un hombre sencillo y bueno que está dispuesto a sacudir las conciencias y a dar un vuelco a la Iglesia Católica con la misma naturalidad que discrepa y rehúye de la fastuosidad.

La última noticia llegada desde el Vaticano es el ‘nuevo’ coche del Papa Francisco, un ‘Cuatro Latas’ de tercera mano, matriculado hace casi treinta años y con más de 300.000 kilómetros recorridos -la mayoría transitando por barrios obreros y periféricos de la ciudad- que un sacerdote de Verona ha querido regalar al pontífice, quien con toda la naturalidad del mundo no dudó en ponerse al volante.

El pasado fin de semana, la agencia AFP distribuía una serie de curiosas fotos en las que se veía al Santo Padre subir de copiloto a un viejo ‘Cuatro Latas’, casualmente de color blanco perla y quizás fabricado en la FASA de Valladolid; además, iba acompañado de un nutrido grupo de peregrinos de Verona, conducidos del sacerdote Renzo Zocca, quien durante sus años de trabajo en una barriada obrera en la que tenía que hacer frente a los traficantes de droga usó el Renault 4 como medio de transporte, un coche “que ya había dado todo a los pobres” y Francisco sería el “propietario más indicado”.

Esta historia tan real como conmovedora, y que fortalece el interés de Bergoglio por estar al lado de los más necesitados y sencillos desde la cabeza de la Iglesia, contrasta con el carácter de algunos curas rurales que acostumbramos a ver en las bases de una estructura a la que en los próximos años le esperan importantes cambios; me refiero -sin señalar a ninguna parroquia ni diócesis en concreto, porque, desgraciadamente, hay muchos- a los sacerdotes que cada domingo viajan por sus pueblos a bordo de un Mercedes, un BMW, un Audi o un Lexus, párrocos tan distintos al descrito por Bernanos en su novela.

Aunque -siendo generosos- nadie pondría ningún modelo de estas marcas en el escalón más alto del lujo automovilístico porque habrá quien diga que ese espacio está reservado exclusivamente a Ferrari, Aston Martin, Lamborghini o Rolls Royce, el hecho de ver al cura de tu pueblo llegar el domingo a predicar la Palabra de Dios subido a bordo de un BMW M6 o de un Mercedes Clase E es bastante chocante y muy poco beneficioso. Pero los hay y, personalmente, en más de una ocasión a uno le ha tocado alternar con ellos.

Es evidente que con alzacuellos o sotana, sin ellos, o si jamás se ha pisado una iglesia cada uno conduce el coche que le gusta y que se puede permitir. Sin embargo, más allá de lo puramente curioso del caso del ‘Cuatro Latas’ del Papa Francisco, que también dispone de un pequeño utilitario azul para desplazarse a diario por el Vaticano, lo que muchos se deberían plantear es si estamos ante una señal más de los cambios que se avecinan o ante un nuevo ejemplo de austeridad y de cercanía que tanto preocupa a los sacerdotes que cada domingo muestran su vehículo de gama media-alta a una feligresía que no acaba de llenar sus expectativas.

El 'Cuatro Latas' del Papa Francisco, el nuevo 'papamovil' que circula por el Vaticano. / Foto: AFP


La crisis, el frío y la disposición vencieron al desmadre

Publicado por Ibañeza.es el 13/02/2013 0:05 Comentarios desactivados

Después de un más que largo -reconozco que quizás excesivo- descanso vuelvo a esta Plaza Virtual para escribir sobre el carnaval, sobre nuestra fiesta a la que quedan apenas unas horas para poner el punto y seguido. Sí, es demasiado recurrente el tema y fácil de escoger ¿verdad? Pero, para qué vamos a hablar de sucesos más o menos desagradables, de la crisis económica o de los políticos si ya estamos el resto del año contando desgracias, historias financieras y asuntos municipales.

Hablemos, pues, de un carnaval que se hace en la factoría de la imaginación y donde el carnavalero más castizo está por encima de la lluvia, del frío y de un huracán que pueda amenazar la fiesta en la que todo se vuelve jaleo y cierto desenfreno, sin olvidar esa dosis de humor y de genialidad que hace a la cita bañezana ser diferente a todas las demás, hasta convertirse en un territorio de referencia para quienes gustan de sentir las sacudidas más variopintas de don Carnal.

Durante estos días -sin contar los años que quedan atrás- he escrito cientos de líneas sobre una mascarada que sigue sorprendiendo y que sigue ganando adeptos año tras año. Crónicas de los desfiles, previas de las actividades que se iban a desarrollar, reportajes sobre el gran espectáculo callejero del sábado por la mañana y algún que otro suelto para medios de fuera de nuestra provincia que se interesan por conocer y contar a sus lectores o espectadores qué es eso del ‘sentimiento carnavalero’ de La Bañeza del que tanto se habla y que muchos no conocen.

Y es que en estos días -a pesar del frío y de la crisis- nunca me ha faltado encontrar en las calles algo sorprendente para poder contar, a pesar de que más de uno apuesta por hacer un facsímil de la información publicada el año pasado pero añadiendo dos o tres ideas nuevas. ¿Será que el Carnaval de La Bañeza es diferente al resto de eventos o a la mascarada que hacen en las demás ciudades? La cuestión es que un disfraz, un grupo, un carnavalero de los que salen por libre o el mismo ambiente dan más de una razón para encontrar algo que se pueda contar a los demás; y si se ilustra con una, dos o un centenar de fotografías, incluso algún vídeo como ha hecho este periódico, el argumento de la monotonía queda más que desfasado.

Sorprende, y hay que molestarse por conservar esta cita, la fuerza que está cogiendo cada año el sábado por la mañana en el programa oficioso de los carnavales bañezanos y cómo son los aficionados los que construyen en las calles un parque temático de las carnestolendas más originales. Un espectáculo extraordinario que se hace sin un cinturón que ponga cota a la imaginación ni un altavoz que llame a los que fuera no sienten la verdadera fiesta, un acontecimiento que no entiende de formaciones ni de talonarios de cheques.

Supongo que algo parecido a lo que en su día fue la Noche Bruja y que en los últimos años se estaba convirtiendo en un desmadre bastante desagradable que, inevitablemente -y con bastante vergüenza, en muchos casos, en contra de lo que algunos piensen-, nos obligaba a los periódicos a hablar del Carnaval de La Bañeza colocando sobre la información un cintillo de sucesos. Afortunadamente, no sé si gracias a la crisis que no permite ciertos lujos, al impresionante frío, a que hubo muchísima menos gente que estos años de atrás o al excepcional dispositivo de seguridad colocado por la Policía Local, hay esperanzas de que la fiesta pueda recuperar una buena fama que nunca se debía haber ensuciado por culpa de apenas una docena de elementos que, para hacer el papelón que vienen a hacer a la Noche Bruja, no necesitan desplazarse hasta La Bañeza.


Periodistas, las inocentadas y un burdel al lado de casa

Publicado por IBAÑEZA.ES el 29/12/2011 9:50 Comentarios desactivados

Cuando este martes me decidí a lanzarme al ruedo de las inocentadas a través de la prensa que cada 28 de diciembre nos hacen el día un poco más ameno a todos –tanto a periodistas como lectores- con el tema de un supuesto club de alterne que un empresario catalán pretendería levantar en uno de los polígonos industriales de La Bañeza, el de ‘La Sementera’ en plena Madrid-Coruña para más señas, me reí mucho pero también medité profundamente el asunto y lo consulté con algunas de las personas que en ocasiones son partícipes de lo que ocurre en esta casa.

Eso no es broma. Lo de que un empresario catalán con familiares residentes en la comarca de la Valduerna quiera dar un salto al mundo del ocio y el placer gracias a la construcción de un macroburdel pensado tanto para tíos como para tías, con el fin de mantener los logros en materia de igualdad que nos dejó ZP –tal y como publicaban ayer estas páginas virtuales-, es la más curiosa y sorprendentes de las bromas que quisimos gastar a quienes comparten con nosotros cada día buenas noticias y acontecimientos ante los que, desgraciadamente, no podemos mostrar una sonrisa.

Sin embargo, después de leer los comentarios que algunos de ustedes han querido compartir con nosotros y con el resto de lectores, además de las conversaciones en ambientes bañezanos durante toda la jornada de los Santos Inocentes, todo esto me hace pensar en el lío que se desataría en la comarca si alguien decidiera instalar una casa de citas o un club nocturno de este tipo en el casco urbano de La Bañeza… por mucha riqueza que generara y por los supuestos ‘empleos’ que creara un negocio que, de momento, no está bien visto en nuestra sociedad del mismo modo que ocurre con otros muchos sectores profesionales.

Dicen algunos gurús de la sociología moderna, esa que se forja en las redes sociales y cuyo fundamento es dudoso, que cuando se pregunta a los españoles de a pie en encuestas por las tres profesiones que más valoran suelen señalar determinadas áreas de trabajo que para ellos serían un orgullo tener por medio de un miembro en la familia (médicos, ingenieros, catedráticos…), mientras que cuando se les interroga por las tres que para ellos son lo peor, pocos dudan en coincidir en indicar ‘las tres pes’. Es decir, y no se me echen encima los dos otros gremios porque a nosotros también nos meten en ese trío en el que se hallan políticos, prostitutas y periodistas.

Y yo digo que “depende”, el talismán del gallego más genial que trata de buscar una postura intermedia entre el blanco y el negro y relativizar el asunto que se debate. Ni todos los periodistas son malos, ni todos los políticos son buenos porque de todo hay en unos medios y en otros, en unos partidos y en su oposición; lo de la bondad o maldad de las trabajadoras sexuales vamos a dejarlo para otro día porque aún no está regulada la actividad y es un terreno especialmente complicado del que muchas mujeres prefieren no hablar y numerosos hombres intentan no escuchar.

Creo que la inocentada hizo reír a muchos, darle vueltas a la cabeza a algunos y replantearse las cosas a más de una persona, además de olvidarse por un día de la política, de los deportes o de la cultura que habitualmente llenan los periódicos. Lo que no es una broma, y pueden comprobarlo en La Bañeza, es que la valla publicitaria que hace unas semanas pedía junto al puente de Requejo el voto en gallego ahora ofrece ‘ambiente’ en un español muy claro. No se ofendan… pero recuerden las tres malditas pes.


La fuerza de los bañezanos en el sector crítico del PSOE

Publicado por IBAÑEZA.ES el 7/09/2011 0:19 Comentarios desactivados

Los resultados de las últimas elecciones municipales, que constataron un importante varapalo para el PSOE leonés, fueron al mismo tiempo un visto bueno para algunos alcaldes de la provincia para repetir cargos o para entrar a formar parte de las listas electorales al Congreso y al Senado el próximo 20-N, una fecha que al sector ‘crítico’ de los socialistas le llegó en un momento inesperado y en vísperas de la segunda reunión en el hotel Astorga situado en la localidad de Pradorrey.

Este martes volvían al escenario de la batalla numerosos cargos electos de la provincia bajo las siglas del PSOE, un grupo que si en el segundo encuentro había mermado respecto a la primera reunión, ahora crecía en cuanto a participación y a peso de los nombres que se suman a la línea de los “indignados con una Ejecutiva que no ha asumido la derrota”, tal y como me reconocía el propio alcalde bañezano, José Miguel Palazuelo, en una entrevista concedida hace unas semanas para La Crónica de León.

Reconozco que me gustó lo de los ‘indignados’ por ser un nombre que define a quienes no están de acuerdo con lo establecido, pero que proponen sus propias teorías –a veces peregrinas- para cambiar las cosas y, realmente, en el PSOE en general, pero el leonés en particular, hay mucho que cambiar. Aunque sea demasiado tarde cuando ya se tiene una fecha a la vuelta de la esquina para el cambio en Moncloa y cuando las propuestas de los que se hacen llamar ‘críticos’ tienen más fuerza en la prensa que para quienes en León no parecen estar muy dispuestos a escuchar…

Entre las decisiones tomadas por los díscolos en sus últimas reuniones, pero que desvelaron en el tercer encuentro, la elaboración de las listas para el 20-N es uno de los puntos calientes y más inmediatos donde los críticos reclaman un hueco para aquellos alcaldes y concejales que triunfaron en mayo, el selecto club de los que lograron salvarse de la criba y sus ayuntamientos son uno de esos puntitos rojos perdidos en el mar azul dominado por los populares en una provincia que quería a Zapatero pero que, afortunadamente, se ha puesto a pensar en el futuro.

Palazuelo, a pesar de haber reconocido públicamente que no quiere perpetuarse en los cargos como ha defendido y demostrado en distintas ocasiones, es uno de los socialistas leoneses que aún conserva con mayoría absoluta la salvaguardia de su ciudad para el partido Socialista tras el estacazo de las últimas municipales para los de Pacofer, cuya vida política tiene bastante que ver con la del propio Zapatero. Y ese triunfo en las urnas se premia con cargos superiores para aquellos que en momentos fáciles o difíciles tienen controlado su territorio.

El portavoz de los críticos, que es el alcalde de Matanza, Marcelo Alonso, nos desvelaba tras la reunión del Astorga que entre ellos hay alcaldes que han ganado y que merecen un hueco en las listas del 20-N, a pesar de que Rubalcaba haya dicho lo contrario con el fin de evitar que el mismo sujeto acumule dos cargos mientras otros tengan que engordar las listas del paro. Palazuelo, que acudió junto a Tomás Gallego a Pradorrey a reclamar lo que en teoría les pertenece –como hiceron otros muchos- volvió a casa con un nuevo punto a su favor y con el secretario comarcal de los socialistas bañezanos elegido como uno de los coordinadores del sector crítico. Dicho de otro modo, más peso para los que tienen la sartén por el mango de aquí al 20-N en las filas de un PSOE flojo y donde el cuerpo piensa más que la misma cabeza.


La dificultad de ser el candidato número 13

Publicado por IBAÑEZA.ES el 17/02/2011 17:08 Comentarios desactivados

En la cultura occidental, el 13 es visto por muchas personas como el número de la mala suerte por excelencia; incluso hay quien se refiere a la ‘triscaidecafobia’ como ese pánico a tropezarse en el día a día con ese número que sigue al 12 pero que, en términos reales es más un proceso mental que una amenaza seria para la humanidad. Historias sobre el número 13 hay tantas como la narración oral y la capacidad creadora de muchos ha ido dejando en el acervo durante tanto tiempo como desde que el mundo es mundo.

Algo parecido le pasa al Partido Popular bañezano, una formación que pasó de ser ‘el partido’ en la ciudad, fuerte y compacto, a ser un grupito de personas más o menos numeroso donde ya nadie se atreve a alzar un poco la voz o a opinar si sus ideas no van de forma precisa sobre la línea trazada; unas filas donde las bajas van siendo cada vez más acusadas y en las que aún no se sabe todo lo que está pasando acerca de la búsqueda de candidato.

El 22 de mayo está a la vuelta de la esquina y el comienzo de la campaña electoral, 15 días antes, ya está aquí. Y el PP bañezano sigue de puerta en puerta buscando a un tipo o tipa que se preste al juego de poner la cara para que se la partan nada más salir a la luz. Y así van más de la decena, según aseguraba una columna en un medio impreso hace días, por lo que a estas alturas quizás la opción número 13 ya haya dejado de serlo y los populares estén más cerca de la veintena de personas sondeadas.

No son tiempos fáciles para el PP de muchos lugares de la provincia leonesa; pero los de Carrasco tampoco saben aprovechar que el tirón de ZP que ayudó a los candidatos socialistas a subir como la espuma en época de bonanza, ahora es un lastre que les va a repercutir en clave local el próximo mes de mayo. Es cierto que no deberían tener nada que ver unas generales con el alcalde de su pueblo pero, oiga, las siglas a veces son para un candidato un pasaporte al éxito o un billete de ida hacia un precipicio.

No tiene que ser nada fácil ser en estos momentos presidente comarcal o presidenta local del PP bañezano y oír lo que se oye en este pueblo; especialmente, cuando las cosas pintan muy mal desde hace tiempo y los chistes sobre el posible candidato o candidata (por cierto, dicen que prefieren fémina) ya trascienden a círculos cada vez más amplios y quien esté dispuesto a aceptar, va a arrastrar toda su vida política que fue el plato de vigésima opción y que a él o ella le llamaron cuando antes veinte dijeron ‘no’.

Dicen que la mujer del César, además de ser honrada, ha de parecerlo. Y éste que escribe estas líneas recomendaría a los populares que, algo prietas las filas, no saquen a relucir los problemas de casa ni llamen a la puerta del contrario para pedirle algo que no les puede dar. El PP podría tener una oportunidad en 2015 si supiera aprovechar la ocasión ahora, pero a este paso la derecha bañezana tendrá que seguir buscando alternativas sin pensar si el candidato popular será la opción 13 o la 20. Ah, y por cierto, en el Apocalipsis el capítulo 13 predice la venida del anticristo.


No se deje llevar por los horteras

Publicado por IBAÑEZA.ES el 27/12/2010 0:28 Comentarios desactivados

En los últimos días que nos quedan por arañarle al año parece que todo se convierte en una carrera de relevos por llegar a una meta desdibujada al final de un camino. Así, sea cual sea el lugar de los hechos, los que tuvieron poca suerte en la lotería corren a las administraciones donde se vendieron los premios más altos pensando que en el Niño se repetirá la jugada; quienes el viernes pusieron en su mesa una cena por valor de cuatro, y al día siguiente oyeron a la vecina sus planes, intentarán en su Nochevieja adelantarse al resto del bloque de viviendas.

Y quienes recibieron una docena de mensajes estúpidos de los que se reenvían unos a otros tratarán de enviar catorce y adelantarse al primo o al cuñado que alardea entre sus familiares de la gran vida social que tiene, a juzgar por el número de felicitaciones. Y es que, a pesar de que la crisis ha recortado el número de tonterías que pueden llegarte hasta tres veces la misma noche, hay algunas felicitaciones que rozan lo absurdo por sí solas y lo hipócrita si se tiene en cuenta al remitente.

Pero hay gustos para todo, como el caso de los fetichistas de mensajitos navideños, que los guardan de un año para otro y así contribuyen a su reciclaje y a cubrir la falta de inventiva cuando tienen que ponerse a corresponder con sus contactos de móvil que se le han adelantado. Ahí es cuando más de uno se juega el tipo y te envía de vuelta un puñado de caracteres que le enviaste tú el año pasado al primo de su hermano que, al mismo tiempo, es tu compañero de la facultad; y a éste, como periodista que dice su título, se le supone verbo fácil pero un año después deja en evidencia su situación.

Es Navidad, época de cambios, de planes, de metas, de propósitos, de consumismo y de apariencia; todo lo contrario de lo que predica el origen de estas fiestas, mientras cada año se celebra el triunfo del consumismo a pesar de que los que saben y los que sienten digan lo contrario que las grandes marcas en sus espacios publicitarios. Todo porque sobran luces, villancicos que llegan a convertirse en melodías aterradoras, un ejército de muñecos navideños por todas partes y un mensaje omnipresente de felicidad que dura un mes más o menos.

A pesar de que van desapareciendo esos papanoeles de distintos tamaños que hace un par de años empezaron a abundar por las calles, aún son muchos los que tienen colgando del balcón al gordito vestido de rojo que trata de colarse por una ventana cerrada mientras a través de los cristales se vislumbran todo tipo de adornos navideños, pegatinas, letreros, un abeto y muchas luces de colores. Quizás, de no ser porque ya se conoce el paño, a juzgar por el despliegue luminoso con el que muchos hogares celebran la navidad, en estas fechas resultaría complicado distinguir un hogar de un burdel.

Celebre la Navidad a su manera, sea feliz, busque ser usted mismo y no trate de aparentar que es el paladín de afinidades absurdas que tarde o temprano pueden dejarle en mal lugar. Piense que tras diciembre llega enero y que el buen gusto es una virtud. Y quizás, a pesar de que la tentación está a cada paso, no se deje llevar por los horteras que tratarán de confundirle hasta despojarle de su identidad.


La necesidad de llegar a alcanzar el poder

Publicado por Ibañeza.es el 18/10/2010 0:03 Comentarios desactivados

El reconocido prestigio del hombre es para Gracián algo que prefieren todos los que andan buscando empleos célebres, esa posición que los demás perciban y conozcan para que quede inmortalizado en el tiempo con el apoyo de estos. Pero no sólo es cuestión de tener el don de la oportunidad ni ser el menos tonto en el país de los necios, porque vale más saber ganar la estima con prudencia que entrometiéndose; inteligencia y méritos ayudarán en el camino, mientras saber presentarse es otra cualidad a tener en cuenta y muchas veces es pasada por alto.

Quizás sea prestigio reconocido o la necesidad innegable en casa lo que hace a la persona embarcarse en una aventura como lanzarse a encabezar una candidatura cuando las cosas pintan mal; tampoco faltarán ganas de cambiar las cosas o trabajar por el bien común como lo hacían los predecesores en las culturas clásicas, porque siempre habrá un lugar para los idealistas aunque no sean tiempos fáciles para el arte de lo bucólico.

Sin embargo, ante un panorama electoral que se avecina y que se hará inminente nada más atravesar el filo del 2011, la carrera hacia el poder se convierte en una prueba olímpica por llegar a la campaña electoral, dando el relevo a otra competición mucho más difícil que es superar la meta de los resultados en las urnas. En ese momento, con la celebración de la victoria o el lamento por la peor derrota jamás imaginada, será muy fácil buscar culpables de los números y tratar de retroceder en el tiempo.

En La Bañeza, entre cafés, calles y titulares de periódico se están empezando a realizar los primeros movimientos de un ascenso al poder al que algunos llegarán, pero que también dejará a muchos tirados en la cuneta; a muchos más de los que ahora piensan sentarse en un asiento del salón del plenos o mantener el puesto ocupado desde atrás. Saldrán cuatro, cinco, seis o más listas y los bañezanos tendrán que elegir.

Pero como no sólo se trata de elegir, sino de repartir aunque sólo sea entre hermanos, parientes y allegados a la candidatura, el número mágico del noveno concejal que da la mayoría se hará prácticamente inalcanzable. A pesar de que alguno tenga que soportar la decepción que supone el no obtener votos que permitan un solo edil como representación y haga el ridículo al ver que no es capaz de juntar 200 votos por muy sonada que fuera la campaña.

La necesidad obliga, pero a veces no sólo se trata de escasez para embarcarse en la aventura de encabezar una lista; ni de altanería, ni de presentarse para que no lo haga otro, ni de contar con un tiempo pasado en el que las urnas le fueran favorables, ni de contar en clave municipal lo que ocurre en el espacio nacional tanto para bien como en contra. Si hay algo que debe estar por encima de todo es el sentido común; eso, unido al respeto al votante, debería ser el punto de partida de cuantas candidaturas se le presentarán al elector bañezano y no sepa qué hacer con ellas. Hagan sus apuestas.


Aunque arrieros seamos, que el camino sea autovía

Publicado por IBAÑEZA.ES el 12/09/2010 10:04 Comentarios desactivados

Hay que reconocer que tiene mérito venir desde la provincia de Salamanca hasta cerca de La Bañeza, cargando con varios burros y otros tantos carros, para recorrer a pie una decena de kilómetros y quedarse después a un filandón leonés; un mérito importante que sólo los compañeros de caminos saben reconocerse mutuamente cuando hoy es aquí pero hace unos meses fue en tierras charras la visita y allí volverá a serlo dentro de otra temporada. Y aunque no es fácil por los inconvenientes de hacer un traslado desde tipo, con tanta gente y animales, los de Fuenterroble y los de Monte Urba saben que son arrieros y el camino que les une.

Quizás, al recorrer ahora estos kilómetros de la Vía de la Plata en un trazado que discurre por sendas y montes, con el ruido de la fiesta detrás o con el cansancio bajo los pies del caminante, nadie se pare a pensar en la necesidad de dotar de infraestructuras modernas el corredor Oeste de Castilla y León o, por el contrario, en las carencias comunicativas de esta región. Es cierto que se ha propuesto mucho y se han llenado páginas de diarios con proyectos y más proyectos para estas provincias y su conexión con el país vecino. Pero, acaso ¿son algo más que reportajes de periódico y estrategias electorales?

Con la vista puesta en las próximas municipales y autonómicas de mayo, empezarán a sonar los planes para el corredor Oeste y los lazos con Portugal, acusándose unos a otros de hacer y de ignorar, de prometer y de cumplir, mientras una de las regiones más envejecidas de España seguirá a su ritmo. Y aunque muchas de las reivindicaciones de antaño se queden en pataletas de gente de provincias que pide por pedir, pensando que las administraciones son la gallina de los huevos de oro, hay otros proyectos que harían que la idea de desarrollo no fuera sólo un concepto de marketing político.

A lo largo de estos últimos años he ido y estoy viajando muchas veces a Salamanca, recorriendo más o menos el trazado de la Vía de la Plata por una carretera que en muchos tramos discurre por espacios urbanos bastante peligrosos; un trazado al que le faltan pocos kilómetros para ser una autovía, en la provincia de Zamora, pero que ahí está esperando a las próximas elecciones. Eso por no entrar en el tema de la línea de ferrocarril que une Plasencia con Astorga y que se cerró en los ochenta, asunto que pasó de los programas electorales a los foros de debate empresariales y ahí está esperando como tantas cosas.

Si los arrieros de antaño hablaban de La Bañeza como encrucijada importante de caminos, hoy son otras generaciones modernas las que tienen que reivindicar el papel que juega la ciudad por su enclave estratégico; no sólo es cuestión de considerar las buenas comunicaciones por carretera con Galicia o la capital de España, sino de valorar la importancia de Portugal para las relaciones comerciales transfronterizas de León. O la riqueza de toda la región que atraviesa el corredor Oeste de la Vía de la Plata.

No es cuestión de levantarse un domingo por la mañana con la pancarta y el traje reivindicativo, para nada; sólo es momento de valorar lo que hemos perdido con el tiempo y pensar que quizás aquellos arrieros que transitaban con lo puesto estos caminos tantas y tantas veces, sin grandes puestos ni títulos de ningún tipo, lo hubieran hecho mucho mejor que nosotros, los que hemos dejado perder lo nuestro y no tenemos del todo claro cómo desafiar al futuro de otra forma que no sea la servida en bandeja.


La plaza del señor cura

Publicado por IBAÑEZA.ES el 16/08/2010 17:05 Comentarios desactivados

Anoche, bajo la tenue luz de la farola de la plaza, con la iglesia del Salvador de fondo y en el programa de un concierto festivo, se estrenaba una versión genuina de la canción que hace algo más de dos décadas el que fuera cura de almas en la feligresía componía para dedicarle al arreglo, además de las divergencias surgidas sobre el pago, de las obras en la plaza de su parroquia. Tuvo tanto acierto como atrevimiento don Rogelio al plasmar con tanta simpatía en forma de canción el malestar de los vecinos ante el ‘despropósito’ de tener que cargar con el doble del importe en las contribuciones especiales “porque los curas no pagan”, como dice la letrilla.

Canta también el inicio de la canción que “la plaza del señor cura nunca la vi como ahora”; y es que me imagino que pasó de ser una plaza de pueblo sin ningún encanto a tener hasta “baldosado a la moda” ochentera. Sin embargo, en más de veinte años las modas cambian hasta para las obras públicas y lo que antes era novedoso y atractivo, después de un tiempo, pasa a ser anticuado, incómodo y sin mérito; o si no, miren para la fuente de la plaza Mayor, que hace unos meses algunos lloraban pero dentro de dos años ya nadie se acordará de ella.

La plaza del Salvador es un entorno acogedor y llamativo de día, mientras que por la noche se convierte en un espacio agradable y sugerente para pasear o dejar espacio para la cultura a la luz de la centenaria farola, o provocativo para los que hacen botellón en esa zona ante la pasividad de los que pueden decir algo. Es una plaza diferente, que da majestuosidad al templo y que hace que las procesiones tengan vistosidad cuando salen o llegan hasta allí arriba.

Don Rogelio estaba orgulloso de su plaza, a pesar de que no se llegaron a terminar del todo las obras y los mazacotes de hormigón quedaron sin revestir de piedra, porque era una plaza moderna y el cambio era significativo; pero de esto hace ya un cuarto de siglo. Veinticinco años dan para mucho, las modas del ‘baldosado’ han cambiado bastante y los arquitectos han aprendido muchísimo en este tiempo; tanto que podrían hacer de este entorno un lugar mucho más sorprendente todavía si dejamos que hablen los que saben de urbanismo, de arquitectura y de espacios abiertos.

Este año se cumple un cuarto de siglo de muchas de las iniciativas tomadas al calor de la celebración -tardía pero fructífera- del milenario de San Salvador. Quizás sea momento de pensar en celebrarlo por todo lo alto con el encargo de un proyecto para reformar en profundidad esta plaza. Una reforma que mire al futuro, a la modernidad, pero que también piense en las piedras milenarias que tiene detrás. Una remodelación que dé mayor grandeza a este lugar milenario y que, guardando la esencia de lo que fue Monte Urba, vuelva a hacer actual la letrilla aquella de “La plaza del señor cura… nunca la vi como ahora”.


De purísima y oro

Publicado por Ibañeza.es el 30/07/2010 19:40 Comentarios desactivados

Hace unos años que en La Bañeza ya no hablamos de construir una plaza de toros ni de volver a organizar aquellas monumentales corridas que se celebraban con motivo de cualquier festejo de otra índole, fuera civil, religioso o militar. La afición taurina bañezana tiene que conformarse con salir a san Juan a León, a los festejos maragatos en la ciudad vecina o, bajando la categoría, con los espectáculos de tercera que se pueden desarrollar en una plaza portátil. Cada vez está menos de moda la Fiesta nacional y quienes la defienden son tachados de asesinos. Parece que nos hemos vuelto locos.

Ya casi nadie defiende en público que paga un montón de duros en una reventa por entrar en la Maestranza, en Las Ventas o en la Monumental una tarde de corrida porque, además de verdugo, le llamarán malgastador. Pero lo peor está todavía por llegar, porque ahora, además de sayón y derrochador, le llamarán delincuente y podría ir a la cárcel. De momento es Cataluña, pero si en aquella zona han pasado ya la gripe pronto vendrán otros con la tos; por eso de las facilidades de contagio que tienen algunas enfermedades…

En 15 días escasos La Bañeza iniciará sus fiestas patronales para las que ya hay programa y cuyo cartel luce en algunos cristales. Pero ninguno anunciará festejo taurino ni tarde de faena en plaza portátil. Muy pocos hablarán estas fiestas de toros y casi nadie de hacer una plaza en la ciudad. Cambian los tiempos y una fiesta necesita muy poco para convertirse en motivo de discusión, en tema político y en un serio problema para quienes hasta ahora vivían de la ganadería de lidia o como las modistas catalanas que cosían capotes y trajes de luces.

Se prohibirán también las muñecas flamencas que hacen juego con los toreros en plena faena y que tradicionalmente han servido de icono nacional sobre el televisor en más de una casa. Y Televisión Española borrará de su archivo el programa ‘Tendido Cero’. Y no se construirán más plazas de toros donde, como en La Bañeza, siempre hubo afición y dispuestos a iniciar la obra. Y las existentes se convertirán en espacios destinados a la cría de especies en extinción. Y los toreros serán obligados a dar conferencias acerca de la protección de la fauna. Y obligarán a Osborne a cambiar su logotipo y retirar de las carreteras el emblema al que le ha tocado defender más de una faena. ¿A dónde vamos a llegar?

Se ha prohibido la Fiesta en un momento complicado de estatutos y de mayorías, de crisis y de dificultades en el Gobierno; pero también se ha dejado a más de un aspirante a torero catalán con lágrimas en los ojos en el momento de salir al ruedo de su Monumental y ver que tendrá que buscar otra capilla y otro albero para una tarde de gloria fuera de sus fronteras. El desdichado catalán guardará su traje de luces para otra ocasión porque ahora, más que nunca, cuando salga a una plaza en tierra de otros le tocará demostrar que igual que Manolete, los colores purísima y oro se pueden seguir llevando con orgullo hasta el final.


Patriotas de goleada

Publicado por Ibañeza.es el 15/07/2010 15:36 Comentarios desactivados

Ahora que ya vimos a nuestra Selección ganar el Mundial de fútbol ya podemos descansar tranquilos porque ya estamos del lado de los ganadores. Fueron muchos años de espera y decepciones, de soñar con llegar a octavos, a cuartos… pero este año llegó el oro internacional a casa. La Roja enamora cada vez que sale al campo de juego y es un verdadero espectáculo que atrae de tal forma que en los últimos tiempos ha logrado cambiar lo que en treinta años nadie fue capaz de hacer: influir en la mentalidad de los españoles, logrando un auténtico patriotismo moderno y con optimismo hacia el futuro.

Hace tres años nadie sacaba la bandera de España al balcón de casa; ni hace 10, ni mucho menos hace veinte. Pocos españoles tenían en casa una bandera constitucional porque éramos una nación de avergonzados, donde nadie se atrevía a sacar la rojigualda por miedo a ser considerado un facha. O, mejor, dejémoslo en que era complicado encajar a una persona de a pie que mostraba sin recelo una enseña nacional en su casa o en su despacho privado.

Cuando parecía que ya habíamos superado viejos problemas, rencores y estigmas sociales, la bandera aún quedaba reservada a los despachos oficiales de los cargos públicos y a los edificios institucionales, acompañada de las enseñas locales, autonómicas o provinciales. Apenas se veían en las manifestaciones y concentraciones sociales de uno y otro signo político algunos ejemplares de banderas preconstitucionales que fueron oficiales en la España de otros tiempos, pero nada de la bandera española.

Éramos tímidos para sacar la bandera, reconocida por la Carta Magna, pero no teníamos reparos en ondear una tricolor u otra del águila de san Juan. Apenas algún día para una procesión o festividad concreta, la bandera permanecía en una postura de olvido o rechazo. Hasta que llegó la Selección y ganó la Eurocopa. En ese momento comenzaron a verse ondear algunas enseñas, pero con cierta timidez ante la opinión del vecino de enfrente o del cuñado republicano.

Y este año llegó la gran fiesta de España, del fútbol y de las banderas. Vencer viejos complejos nos ha hecho ser más fuertes ante los contrincantes en el terreno de juego, pero también en los demás campos. Olvidar viejas trifulcas tontas y atreverse a sacar la bandera a la calle permite decirle a voces a los que dudaban de nuestro patriotismo que también sabemos sentir los colores, que nos sentimos orgullosos de ser leoneses, gallegos, catalanes o andaluces, pero también españoles, y que cuando juega La Roja jugamos todos.

El Mundial nos ha hecho más fuertes en lo futbolístico y más famosos en lo deportivo, pero también más patriotas. El orgullo nacional se palpaba estos días cada vez que estaba convocada la Selección o con cada gol que metía uno de los nuestros. Aparte de la copa del mundo, si algo queda de este Mundial es que en las calles se respiraba un ambiente festivo donde no había españoles de izquierdas ni de derechas, Merengues ni Culés; el sentimiento era único y los colores dos. Y eso es lo importante.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad
El tiempo ahora está en la parte de abajo de esta columna. SIGUE BAJANDO...

publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad Noruegos_300x250

publicidad


publicidad publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2017 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es