publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

Los políticos y la prensa

Publicado por Ibañeza.es el 18/01/2014 9:30 Comentarios desactivados

Cuando comencé esta columna me propuse ser más costumbrista que otra cosa. Y el tema que hoy nos ocupa ha pasado a ser una costumbre, fea, pero una costumbre. Hablo de la relación que tienen los políticos con la prensa y la prensa con los políticos.

Diez medios españoles entraron en el Despacho Oval a cubrir el encuentro entre Rajoy y Obama. Qué medios entran lo decide de forma unilateral el Gobierno. La sorprendente decisión del Ejecutivo español pasó por dejar fuera a la Cadena SER (la radio más escuchada de nuestro país) y al diario El Mundo (el segundo más leído de los generalistas). ¿Y por qué?

Cunde en este país la idea de que la prensa y los que trabajamos en ella somos instrumentos de poder a servicio de los políticos. “Correveydiles” de cualquier estamento, de presidentes a alcaldes. Un panfleto publicitario a precio de ganga. Y claro, cuando el mensaje no les gusta, toman represalias porque consideran que tenemos que rendirles cuentas.

“No se admiten preguntas, sólo dos preguntas, la segunda ya tal o está lloviendo” son algunos de los lemas más elegantes que ilustran la relación políticos-prensa. Lo que me indigna de verdad de todo esto es que el político se siente legitimado para llevar a cabo este tipo de tropelías todo el tiempo. ¿Y qué hacemos como ciudadanos para evitarlo? Nada.

No pretendo dar aquí una lección sobre transparencia, pero si queda algo de nuestra democracia que no sea papel mojado deberíamos mirar porque estos abusos acaben de una vez. Un ciudadano bien informado es el mejor garante de nuestra libertad, de nuestro futuro y de nuestro sentido común.


Sonreír: Un lifting sin gastar un duro

Publicado por Ibañeza.es el 6/01/2014 9:33 Comentarios desactivados

Leí hoy en la prensa que uno de los deseos más pedidos al 2014 -y a los Reyes Magos- es dar carpetazo a la crisis y recibir por fin a la recuperación. Encontrar un trabajo, que vuelvan los hijos del extranjero, liquidar las deudas con el banco y ya de paso, que se quemen a lo bonzo los mangantes que se ríen a mandíbula batiente de todos los demás.

Yo quiero sumar un deseo, aunque ya no queden uvas y los Reyes Magos hayan pasado de largo. Quiero que recuperemos nuestra humanidad: Que saludemos al camarero al entrar en el bar, que pidamos las cosas por favor, que seamos capaces de dar las gracias y, llegado el momento, que seamos capaces de pedir perdón. Y de perdonar si nos toca.

Sé que es difícil cuando uno ha tenido un día de perros, pero sumando nuestra mala sangre sólo conseguiremos morir envenenados. Hay un gesto que sé que tenemos olvidado, se trata de curvar la boca hacia arriba, llevando las comisuras hacia las orejas. Sentirán una dulce sensación de lifting sin gastar un duro en una crema. Se llamaba sonreír.

Practíquenlo varias veces al día. Muchos no les devolverán el gesto, pero llegará el momento en el que -por sonreír- alguien les devuelva la sonrisa. Experimentarán un calorcillo agradable, una especie de cosquilleo que hará de su día algo mejor. De pronto les saldrá el por favor y el gracias y el perdón y el perdonar. Pueden parecer gestos insignificantes, pero ¿han leído la teoría de la mariposa que mueve las alas a un lado del planeta…?

No quiero decir que con sonreír vayamos a encontrar un trabajo o a liquidar la hipoteca con el banco. No soy tan ingenua. Quiero decir que la recuperación no la conseguiremos por empezar a cotizar a la Seguridad Social o consiguiendo que se desplome la prima de riesgo. Subirán los índices económicos, sí, pero la recuperación pasa por ser menos grises y menos amargados. Actitud creo que lo llaman.


Voy a escribir un bestseller

Publicado por Ibañeza.es el 6/12/2013 0:01 Comentarios desactivados

Lo he decidido. Hasta antes de ayer creía que para alcanzar mi sueño tendría que enrollarme con un torero. Eso o decir en Telecinco que me había enrollado con uno. No me sentía preparada. Qué quieren que les diga, a mí Karmele Marchante me intimida demasiado. Sea como fuere, ahora sé que no es necesario pasar por ese trance. Costanza Miriano, la autora de Cásate y sé sumisa, me ha demostrado que puedo alcanzar mis metas sin seguir los pasos de Belén Esteban.

Analicemos un momento ambas obras. Ambiciones y reflexiones es la publicación de la tertuliana de Sálvame diario/Deluxe (juro que le he buscado otro cargo más digno, pero sin éxito). El caso es que estaba leyendo hoy que el libro de la ex de Jesulín se encuentra entre los más vendidos de Amazon, cuando me vino a la mente una pregunta desgarradora: ¿Tiene esta mujer capacidad de reflexión? Tuve que morderme la lengua: «Yo no me enamoré del torero, del Jesulín que todo el mundo conocía, si no de la persona, de Jesús Janeiro Bazán»*. Cásate y sé sumisa es un libro con un carácter bien diferente. Lo ha escrito una periodista italiana y lo ha editado el arzobispado de Granada.

Ana Mato, la ministra, ha pedido su retirada de las tiendas, pero ya se han vendido más de 50.000 ejemplares por internet. «Las mujeres nos olvidamos de que no se puede tener todo: trabajar como un hombre y estar en la casa como una mujer». Toma ya. Aquí las preguntas que me vienen son varias: ¿Cómo trabajan los hombres? Más importante aún: ¿Cómo está en la casa una mujer? Y por rizar el rizo: ¿Cómo está el hombre en la casa? Si no tienen las respuestas, no se alarmen. Padecen de sentido común.

En definitiva, que estaba leyendo todo esto en la prensa del día cuando le solté al camarero en voz alta: «voy a escribir un bestseller». Él, que me quiere bien gracias a una relación forjada a base del cafelito diario, me mira suspicaz y replica: «Dirás un libro». A modo de respuesta le dejé sobre la barra el periódico abierto con la noticia de que estas dos mujeres tiene los libros más vendidos por la red. Necedades y mucho morro, pienso mientras me alejo. No necesito más.

*Por mantener la pureza del escrito he dejado ese «si no» separado, aunque debiera ir junto.


La noche del tren

Publicado por Ibañeza.es el 27/07/2013 21:25 Comentarios desactivados

Eran casi las 22.00 y el móvil vibró contra la mesa. «Dime que no ibas en ese tren». Releí varias veces tratando de comprender. Volvió a sonar. «Estás en Santiago?». Me lancé instintivamente hacia el televisor y, mientras revisaba los canales, buscaba con el teléfono los resultados que arrojaba internet tecleando el binomio tren y Santiago.

«Descarrila un tren -con destino Ferrol- poco antes de llegar a la estación de Santiago de Compostela». Las primeras informaciones hablaban de 7 muertos. Era el tren que cogíamos todos. El que salía a las 15.00 de Madrid y llegaba a Santiago pasadas las 20.30. La lista de personas conocidas que podían ir en él me resultó insoportable. Me senté. Me peleé unos minutos más con el mando hasta encontrar lo que buscaba. «Algunos medios aventuran ya que son 20 los muertos en una jornada, en la que recordamos, Santiago se preparaba para la festividad del Apóstol».

El patrón. La sombra de un atentado planeó por mi cabeza de forma inevitable. Dejé que me invadiera simultáneamente la rabia, la indignación y la impotencia. Por la pantalla vi a policías, bomberos y ATSs, vi a varias mujeres arrojar mantas a las vías para que cubrieran los cuerpos que iban sacando de los amasijos, vi a vecinos subidos a los vagones armados con picos tratando de reventar los cristales para ofrecer una salida, vi…

Esta mañana cuando abrí el periódico me fijé el interior de uno de los vagones más perjudicados. Estaba cortado por la mitad como si fuese de cartón piedra y la luz del día se colaba silenciosa por dos de sus ventanas rotas. Cuatro asientos permanecían en su posición original, aunque dos de ellos tenían signos evidentes de violencia. Los contiguos estaban empotrados contra la pared, como si hubiesen tratado de escapar demasiado tarde de aquel infierno. En medio de la imagen, una botella de agua posaba desafiante. Erguida ante el caos, entre la redecilla y la bandeja de un respaldo perfectamente blanco.

«Dime que no ibas en ese tren». Y en ese tren íbamos todos.


De pequeños tiranos a criminales despiadados

Publicado por IBAÑEZA.ES el 14/04/2013 0:01 Comentarios desactivados

Hace algo más de una década la sociedad moderna arrojó un fenómeno terrible: Los opresores de 7 años. Niños tiranos maleducados y consentidos que someten a los padres. En casos extremos el dominio acaba en insultos y golpes. Mucho se ha escrito desde entonces y hasta ahora de ello: Consejos para padres, estadísticas, tendencias y psicopatrañas diversas.

Hoy vemos en los telediarios que chavales de 12 cuelgan en internet vídeos de sus compañeros siendo apaleados, protagonizando escenas sexuales o quemando mendigos vivos en los cajeros automáticos. Monstruosidades. Delitos graves con los que la sociedad se escandaliza y se cruza de brazos. Movemos la cabeza y suspiramos frases como «dónde vamos a parar».

Déjenme decirles algo. Esto no se arregla escribiendo un libro, poniendo restricciones a Internet o culpando de todo a los políticos. Los pequeños tiranos surgieron por la falta de custodia real que los padres prestaban a sus hijos. Psicopatraña 1. Y los criminales despiadados brotaron como una espeluznante llamada de atención. Psicopatraña 2. Lo que está claro es que esto se arregla solo de una manera, abran las orejas: E-DU-CA-CIÓN.

¿Qué será lo siguiente? ¿Adolescentes genocidas?


La democratización de la mediocridad

Publicado por Ibañeza.es el 21/11/2012 0:01 Comentarios desactivados

Internet es un arma mortífera. No lo suelto con afán apocalíptico. El comentario lo destino más bien a instruir (y prevenir) a aquellos que quieran entrar a jugar en la era de la información.

Lo primero que debe tenerse en cuenta es que la Red es un amasijo de mensajes en uno y otro sentido que creamos entre todos. Y como cualquiera es emisor y receptor a un tiempo, algo a considerar a la hora de sentarse ante la pantalla es que en el mundo arroba tiene cabida el catedrático y el psicópata. Sabido esto también es importante discernir entre Internet como fuente de información, como vía de entretenimiento o comunicación y como altar de ególatras. Son estos dos últimos puntos los que más me preocupan.

Decía Warhol a finales de los 60´s que todos tendríamos en el futuro nuestros 15 minutos de fama. No iba desencaminado. Hemos creado una plataforma en la que más allá de buscar y compartir datos, perseguimos el lucimiento personal. Para lograrlo, cualquier cosa vale. Porque además del talento se premian con famoseo otras «virtudes» menos íntegras. Mentir. Difamar. Ridiculizar (a otros o a uno mismo). Abusar. O denigrar. Cuanto más mediocre, más susceptible de éxito. Ya tienen la gasolina. Ahora imaginen que las grandes multinacionales ponen a nuestro alcance una tecnología capaz de grabar, reproducir y subir a la Red casi al instante. Boom! El bullying ha pasado de ser un fenómeno marginal al top ten de Youtube. Un liderazgo que pugna con vídeos de contenido misógino, xenófobo o directamente patético.

Siempre que se hace mal uso de algo se busca la misma respuesta: Legislación. Yo quiero poner otra palabra encima de la mesa: Educación. Internet es un arma mortífera y conformarse con penalizar a quien toca gatillo no es suficiente.


Tipos de interés

Publicado por Ibañeza.es el 15/06/2012 0:01 Comentarios desactivados

No me gustaría que el título de esta columna diera lugar a error. No voy a escribir sobre los indicadores económicos. No. Quiero hablar de tipos como Carlos Dívar, el máximo representante de la Justicia española y el que mejor encarna también el tufillo que emana de esta institución. No es que me interese demasiado su affaire con Jerónimo Escorial. Tampoco dónde le guste pasar al magistrado su tiempo libre, si en Puerto Banús o en la Conchinchina. Pero sí me gustaría saber si sus actividades son con mi dinero y, ya puestos, dónde se compra los tirantes este hombre para que no se le caigan los pantalones de la pura vergüenza. Y dicen que la Justicia es igual para todos. Yah!

También me resultan interesantes los tipos que nos gobiernan. Sí, porque llegaron al poder con la promesa de hablar en plata y hasta ahora nos han ofrecido una retahíla de despropósitos lingüísticos que no lustran ni a bronce. ¿Algunos ejemplos? Subir el IVA se convirtió «en términos hacendísticos, en una subida de impuestos indirectos», el aumento del IRPF en un «recargo temporal de solidaridad», la reforma laboral en una «flexibilización de las condiciones laborales de la empresa», la amnistía fiscal se llama ahora «medidas excepcionales para incentivar la tributación de las rentas no declaradas» y al rescate de nuestra banca por la UE lo califican de «apoyo financiero». Como le dijo Rosa Díez a Mariano Rajoy en el Congreso de los Diputados: «Presidente, repita conmigo: RES-CA-TE».

Creo que podría escribir folios y folios con los nombres y apellidos de todos los que merecerían mención en este espacio, pero como no quiero que cunda el desánimo, se me ocurre finalizar con dos tipos interesantes que aportan soluciones a estos y otros problemas del país con formas más o menos radicales. Bueno, un tipo y una tipa. La tipa de interés a destacar es Esperanza Aguirre, que entiende que en la Asamblea de Madrid sobran la mitad de los diputados. No deja de resultar curioso que un político defienda que sobra personal para gestionar la cosa pública. Pero lo cierto es que tiene razón. Hay mucho impresentable con micrófono. La otra solución la propone Ilias Kasidiaris, el neonazi griego de Amanecer Dorado que abofeteó a una representante del partido comunista. Una animalada fuera de lugar en una democracia, sí, pero si nos siguen tomando el pelo estos u otros tipos de interés, yo propongo que nos liemos a hostias.

Vaya, al final escribí sobre indicadores económicos…


Generación Loewe

Publicado por Ibañeza.es el 25/03/2012 9:05 Comentarios desactivados

Cómo duele cuando nos escupen las verdades a la cara. Nos escuece la vergüenza, como una herida abierta, cuando nos vemos reflejados en la futilidad. El bochorno es especialmente molesto porque las 24 horas del día tratamos de vender lo contrario. Nos afanamos cuidando nuestra imagen personal a través de las redes sociales y presentándonos a los demás como seres prósperos y geniales, aunque no seamos ninguna de las dos cosas.

La vida es difícil ahí fuera. Los gobiernos mienten, los mediocres triunfan y los válidos son arrinconados por una sociedad a quien le aterra la excelencia. Ya basta. Si queremos ganarle la batalla al despotismo de la vacuidad debemos empezar por nosotros mismos. Amor propio es algo más que márketing egocentrista y fotos semidesnudos en el cuarto de baño. Probemos a tomarnos un café. Probemos a dejar que las horas pasen escuchando a quien tenemos en frente. Propongo mirar a los ojos. Propongo sonreír. Propongo abrazar. Y propongo hacerlo sin miedo, a ver qué pasa.

Escuchamos todos los días que la situación es difícil, que el paro sube, que la prima de riesgo se dispara y que no cumplimos las cifras de déficit. Y encima la reforma laboral. Sí. Todo pinta terrible. Pero hay una realidad de la que no se da cuenta y que gravará en los jóvenes un lastre peor que la economía. Una crisis de vida. Y es que de tanto empeñarnos en mostrar cómo vivimos nos olvidamos de vivir. No haré sangre de las sonrojantes frases del spot de Loewe, pero sí les diré una cosa. Para salvarnos de la frivolidad en la que estamos cayendo sin remedio hace falta un ejército de personas que reconquiste todo esto. Personas, no gente.

Todavía queda mucha guerra que librar y no hemos dicho la última palabra. Amad jóvenes, amad.


Nuestro destino en manos de Belén Esteban

Publicado por IBAÑEZA.ES el 21/01/2012 14:02 Comentarios desactivados

Dicen que quien siembra vientos que recoge tempestades. Gran Hermano arranca su decimotercera edición con un 24,5% de cuota de pantalla. En su minuto de oro, más de cinco millones de personas en nuestro país visionaban el reality en Telecinco. (NOTA DEL AUTOR: Si ahora mismo un escalofrío acaba de recorrer su espalda, todavía queda esperanza en el planeta).

No sé en qué momento de la historia deformamos por completo nuestro concepto de entretenimiento. Cual fue el punto de inflexión para que en España comenzase a arrasar la telemierda -y perdonen la expresión- y los españoles empezasen a disfrutar viendo a 13 fulanos en pijama soltándose ordinarieces las 24 horas del día.

Lo que en sus inicios fue un experimento televisivo y sociológico, recibido por la audiencia con curiosidad, se ha convertido en el escaparate del mal gusto, de la grosería y del despropósito. El concepto del programa, que se basaba en observar a gente corriente comportándose en una situación de convivencia anómala y vigilada, se ha convertido en el pábulo de cuanto mangante procrea nuestro país. Y para ejemplo un botón: La estrella de la reciente edición es un sacerdote catalán al que le va el heavy.

Admitámoslo, nos pone lo chusco.

De media, el español se merienda cuatro horas de televisor diaria. Casi nada. Y está demostrado que la tele moldea nuestro pensamiento. Es decir, que buena parte de nuestro raciocinio diario se ve troquelado por karmele Marchante, kiko Hernández y otras efemérides varias que pueblan nuestras pantallas. Así que si juntamos todos estos elementos en una fórmula sencilla…

Hace poco, viendo La Dama de Hierro, Meryl Streep me reencontró con una cita de Ghandi que apuntaba: «Vigila tus pensamientos, porque se convertirán en palabras. Vigila tus palabras, porque se convertirán en actos. Vigila tus actos, porque se convertirán en hábitos. Vigila tus hábitos porque se convertirán en tu carácter. Vigila tu carácter, porque se convertirá en tu destino». ¿Y cuál es la conclusión -aterradora- que saco yo de todo esto? Que nuestro destino está en manos de Belén Esteban. Acabo por donde empecé: Sembremos vientos y deleitémonos con las tempestades.


El discurso del Rey: ¡Hagan sus apuestas!

Publicado por IBAÑEZA.ES el 14/12/2011 0:05 Comentarios desactivados

Pocas cosas hay tan representativas en la Navidad española como el discurso del Rey. Sí. Familias enteras se arremolinan en torno al televisor en Nochebuena, justo antes de cenar, para escuchar lo que Don Juan Carlos tiene que decir del año que termina. No es una cuestión de ideología. De hecho en los últimos tiempos el espacio que el monarca ocupa en nuestras pantallas para dirigirse al pueblo español es más bien objeto de debate en los programas frívolos que en los medios (llamémosles) sesudos.

El decorado a su espalda suele ser tema sobre el que especular días antes y diana de críticas el día después. Algunos canales incluso pondrán al becario de turno a contar cuantas veces repite tal o cual palabra. En los tres últimos años repitió «crisis» cinco veces. Ya hay apuestas en Internet sobre el protagonismo de la debacle económica en el del 2011. Está claro que el anuncio del cese definitivo de la violencia de la banda terrorista ETA tendrá también su mención correspondiente. Aunque la pregunta que se hace todo el mundo es: ¿Mencionará su Majestad el caso Urdangarín? Yo creo que sí. El Rey es un tipo valiente. E inteligente. Sabe que en su casa, el español de a pie está harto de los chorizos. Sabe que después de cotillear sobre tal o cual pariente, Manolo Pérez hablará de su yerno. Lo hará con la dureza de un resentido que ha visto su bolsillo castigado durante casi tres años. Y da igual si Manolo Pérez es monárquico o republicano. Se cebará. Don Juan Carlos sabe que eludir el tema sólo pondrá las cosas más feas.

La pregunta está ahora en el cómo. Imagino que pedirá disculpas en nombre de la familia Real. Supongo también que marcará las diferencias entre la sangre azul y los agregados políticos. E imagino que el discurso se tornará agresivo e implacable contra la corrupción y sus abanderados. Sin citar a nadie, claro está. Son sólo especulaciones. Lo que SÍ podemos saber a ciencia cierta es que haga lo que haga el Rey (por acción o por omisión) será el objeto de debate el día 25 en torno a las mesas de muchos hogares. Por encima incluso de PAPÁ Noel. Tan cierto y tan segura estoy de ello como de que este año a su espalda podremos ver cualquier cosa menos la foto de Iñaki.


Convicciones o por qué voy a ir a votar

Publicado por Ibañeza.es el 27/10/2011 9:16 Comentarios desactivados

Leo en los muros, en los twítteres, en las pancartas. No votes. Lo leo como un manifiesto a la rebeldía, al desencanto de una sociedad defraudada, al ya basta. Sin líderes. Sin metas. La apología contra Zapatero y contra Mariano. Contra Alfredo. Presos de un bipartidismo que no convence, de un sistema que odiamos, obsoleto y bastardo, se nos ocurre romper las cadenas del ostracismo, obviándolo. Yo el 20N voy a votar. Voy a votar siendo partícipe de esa desilusión que nos envuelve, de esa indignación, de ese chasco. Voy a votar. Y voy a explicar por qué.

Voy a votar porque no me gusta el sistema. Ni sus adalides. Voy a votar porque, quiero no, exijo que nuestra Constitución cambie. Voy a votar porque estoy harta de las corruptelas. De la barra libre y del gasto oficial. De la especulación. Harta de las mentiras. Votaré que quiero cambios en el sector financiero. Y en el judicial de paso. Voy a votar porque quiero que un rayo fulmine el Senado. Y a los altos cargos. Voy a votar porque no me gustan los sueldos vitalicios. Ni la eternización del becario. Voy a votar porque no me gustan nuestros parlamentarios. Ni la ley de partidos. Voy a votar porque eliminen las diputaciones. Y porque quiero listas abiertas. Voy a votar porque democraticen el sentido común. Y marginen la memez. Voy a votar porque quiero a ETA fuera de las instituciones. Y porque aunque odio los toros, odio más las prohibiciones. Votaré, en fin, para que caigan los estúpidos, los prepotentes y los falsos. Votaré porque es mi derecho, mi obligación. Votaré porque yo decido. Y porque el voto es mío.

Pero sobre todo, el 20N voy a votar porque creo en la democracia. No hablo del sistema D’Hont, del bipartidismo impuesto, de representaciones exageradas o exageradamente ridículas. Hablo del predominio del pueblo en el gobierno político de un Estado. Hablo de que tenemos voz más allá de nuestra garganta. Hablo de que tenemos armas reales para meterle mano al sistema. Y de que a veces, aunque no lo parezca, la papeleta es más fuerte que la pancarta.


Va de pelucas

Publicado por Ibañeza.es el 22/09/2011 9:03 Comentarios desactivados

Hay cosas de esta España nuestra que me tienen atónita. En Garaballa, un pueblecito de Cuenca, casi llegan a las manos hace una semana por si la virgen del lugar debía salir al paso con peluca o sin ella. No es ninguna broma. Los postizos de la Señora de Tejeda fueron incluso los protagonistas de un pleno de la corporación municipal y en la reyerta entre vecinos, que se formó un día después, tuvo que intervenir la Guardia Civil. Con un par.

De los ocho mil ayuntamientos que tiene España, más de cinco mil tienen contraída algún tipo de deuda financiera. La de nuestra capital casi llega a los siete mil millones de euros. Rondamos los cinco millones de parados. Nuestro déficit coquetea con el 6%. Y más del 40% de la población es mayor de 45 años. En Garaballa no son ajenos a esta situación. Pero les importa un pito. A ellos lo que les duele es tener que andar por ahí de procesión con la virgen calva.

Luego leemos que en el municipio conquense apenas llegan a los cien habitantes. Sonreímos indulgentes y justificamos la mezquindad con ignorancia. Qué bien se nos da mirar hacia otro lado cuando no nos gusta lo que vemos. Sugiero que en uno de esos vapuleos de cabeza echemos un vistazo a nuestro alrededor, alguno llegaría a sorprenderse.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad 300x250 Best Price

publicidad

publicidad publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad Fiordos Noruegos oferta Mayo publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2017 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es