publicidad Publicidad publicidad

publicidad publicidad publicidad publicidad
publicidad

In Memoriam, doña Gloria Begué Cantón, bañezana

Publicado por IBAÑEZA.ES el 13/08/2018 9:27 Comentar

El 27 de diciembre de 2016 fallecía en su casa madrileña doña Gloria Begué Cantón, nacida en La Bañeza el 23 de enero de 1931. Era una de los cuatro hijos del matrimonio formado por el natural de Bujalance (Córdoba) Juan María Begué Arjona, estudiante en los Agustinos de El Escorial, precoz Registrador de la Propiedad a los 23 años, destinado en La Bañeza desde el inicio de los años 20 hasta finales de 1934, y la bañezana Olimpia Cantón Blanco, hija de Bernardo Cantón Cisneros y hermana de Bernardo Cantón Blanco (sucesivos propietarios padre e hijo de la empresa de alumbrado La Electra Bañezana). Hermanos de doña Gloria eran Olimpia (finada en Madrid el 29 de enero de 1998, también eminente constitucionalista), María Luisa (Química) y Juan María Begué Cantón.

Los extraordinarios y abundantes méritos profesionales que a lo largo de su vida fue cosechando doña Gloria Begué han sido reseñados y reconocidos desde diversos ámbitos, sobre todo con ocasión de su fallecimiento. Fueron algunos de ellos los siguientes:

Destacó desde adolescente, y fue la primera alumna en ser Premio Extraordinario de Bachillerato, convirtiendo su biografía desde entonces en una sucesión de “carreras ganadas”: Compatibilizó los estudios superiores de Derecho y Ciencias Económicas en la Universidad Complutense de Madrid obteniendo la licenciatura de ambas carreras y el Doctorado en Derecho. Posteriormente se trasladó al Departamento de Economía de la Universidad de Chicago donde de 1958 a 1961 realizó estudios de doctorado. En 1963 de regreso a España obtuvo por oposición la plaza de profesora adjunta de Economía Política de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense y fue adjunta de Teoría económica en la Facultad de Ciencias Políticas y Económicas (la primera mujer que lo era en España). Fue catedrática de Economía Política y Hacienda Pública en la Universidad de Salamanca. Ganó la oposición en 1964 y se convirtió en la primera mujer catedrática de una facultad de derecho –también la primera en ser decana- y la cuarta que conseguía una Cátedra en España. En 1977 fue nombrada senadora por Designación Real (de nuevo la primera) en la Legislatura Constituyente y en 1980, a propuesta del Senado, Magistrada del Tribunal Constitucional (la primera también), institución de la que fue Vicepresidenta desde 1986 hasta 1989. Toda una larga serie de logros que harían de la ilustre y distinguida bañezana una pionera y la primera en romper el “techo de cristal” de las mujeres.

Tales merecimientos, y otros más, fueron puestos de manifiesto en las fechas de su fallecimiento por El Adelanto Bañezano, y pocos días más tarde, señalándolos también, relataba José Cruz Cabo en La Bañeza Hoy como aquella mujer que había llegado “a lo más alto de la ciencia y la política”, aquella insigne bañezana, se había negado amablemente cuando él quiso hacerle una entrevista, pues “de La Bañeza no quería saber nada, ya que solo tenía recuerdos dolorosos, al haberle matado a su padre al comienzo de la guerra civil”, al igual que se negara a que le dedicasen una calle y la homenajearan conforme a sus amplias cualidades y su mucha valía, y creo que ya toca, con respecto a tales afirmaciones, introducir algunos matices aclaratorios:

Doña Gloria Begué Cantón en el Senado 27 años después. Enero 2006.

Fue el Registrador Juan María Begué uno de los once bañezanos paseados en Izagre en la madrugada del 10 de octubre de 1936, en su caso por sus afinidades y colaboraciones con los socialistas bañezanos (a los que tal vez se acercara por la influencia de su cuñado Bernardo Cantón, primer director del semanario Avance a su creación en 1932), y el mayúsculo y persistente dolor causado en doña Gloria por el injusto asesinato de su padre está desde luego más que justificado. Resultan también entendibles las viscerales –y por ello irracionales- reacciones de rechazo, sobre todo en los más cercanos allegados a las inmerecidas víctimas, a los lugares que fueron el escenario de tan tremendas desgracias personales y familiares, asociados con tan amargos y penosos recuerdos, rechazo que (como ya apuntaba en mi libro del año 2010 La Bañeza 1936. La Vorágine de julio) es muchas veces injusto con la localidad objeto del mismo, a la que se hace genérica y totalmente responsable, y especialmente con sus actuales pobladores, y su extendida y arraigada perdurabilidad entre personas de las más variadas condiciones y capacitaciones intelectuales (incluida la excepcional de doña Gloria) no hace sino mostrarnos aún hoy lo profundo y duradero de la huella que la represión franquista trazó, directa o indirectamente, en tantas mentes, corazones y conciencias de quienes la padecieron.

A mediados de octubre del año 2008 tuve en varias ocasiones el honor de hablar personalmente por teléfono con doña Gloria, “largo y tendido”, y entre otras cosas, de aquel rechazo suyo a La Bañeza, y de lo injusto que resultaba, en especial para tantos bañezanos y bañezanas que como ella fueron víctimas directas o cercanas de aquella represión, y sus descendientes, injusticia y contradicción de la que era consciente (me decía), pero que no podía remediar, pues “el sentimiento pesaba más que la razón”.

Pero tampoco sentía doña Gloria un rechazo “universal” por La Bañeza y todo lo que ella representara, y ya había dejado claro su voluntad y su capacidad de discriminar entre la ciudad “oficial” y algunos bañezanos en los días del inicio de septiembre de aquel mismo año, cuando solicitando desde la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) por teléfono su ayuda para localizar en Izagre la fosa común en la que terminaron su padre y los demás compañeros de martirio, para exhumar sus restos y entregarlos a sus descendientes que los reclamaban, se desvivió por ayudar a que las restantes familias de los asesinados pudieran también rescatarlos de la fosa, al igual que ya había podido hacer con los de su padre la suya en los años cincuenta. De hecho, sirvió de mucho su decidida colaboración para el hallazgo de “la fosa de los bañezanos” y la exitosa recuperación de los restos que en ella se encontraban.

Vital fue también después la ayuda de doña Gloria para esclarecer importantes detalles relativos a cuántos y quiénes habían sido asesinados con su progenitor al alba de la aciaga fecha, así como algunas de las circunstancias concurrentes, conocidas gracias a los datos e informaciones de primera mano que en las charlas de aquel otoño de 2008 ella me aportara por teléfono. Y en la primavera del año 2010, cuando, identificados los huesos de aquellos malhadados que pudieron serlo, tocaba entregarlos a los descendientes que los anhelaban, de nuevo brillaba la solidaria generosidad de doña Gloria, que, desdiciendo de aquel pretendido rechazo a todo lo que tuviera que ver con La Bañeza, compartía por teléfono con algunos bañezanos familiares de los entonces inmolados la alegría y la satisfacción de cumplir la meta de haberlos hallado, de retirarlos del indigno lugar en que yacían, y de darles adecuado reposo en el cementerio bañezano, en los particulares panteones o en la doble sepultura donada por el Ayuntamiento (cuyas losas y mármoles obsequiaba el responsable de Mármoles San Pedro).

Pero no se quedó solo en esto la benefactora implicación de doña Gloria. Fue más allá (y lo cuento, rompiendo la discreción de que hizo gala y a sabiendas de que no me perdonará por ello, porque –en aras de los matices aludidos- considero de justicia que se sepa): A la hora de costear el monumento que en el lugar de Izagre en el que fueron los once bañezanos masacrados desde abril de 2010 los recuerda y honra su memoria, como el reparto de su importe podía resultar gravoso para las débiles economías de la mayoría de los familiares de las víctimas (a pesar del solidario precio de coste que la firma Mármoles Martí, de Veguellina de Órbigo, fijara), fueron doña Gloria Begué Canton y doña Josefina Alonso Ruiz quienes corrieron con su totalidad.

Descanse en paz doña Gloria Begué Cantón, bañezana de pro que, según y cómo, sí quiso saber de La Bañeza.

Más información en La Bañeza 1936. La vorágine de julio. (Algunas consideraciones previas). León. Ediciones del Lobo Sapiens. 2010. (Y en www.jiminiegos36.com)


Penurias escolares en 1934

Publicado por Ibañeza.es el 30/07/2018 7:17 Comentarios desactivados

A la mitad de enero de 1934, a petición de los maestros (maestra y maestro) regentes de las escuelas unitarias del local de Severino Hernández Cancelas, se colocan en ellas unos cristales; el arreglo del retrete ha de hacerlo por su cuenta el arrendador de los locales, que se dotaban por entonces de estufas y de luz eléctrica, por cuya instalación se abonaban 77 pesetas al industrial Bernardo Canton Blanco, titular de la compañía Electra Bañezana.

Manifestaba por entonces el ministro de Instrucción Pública que el asunto de la calefacción de las escuelas corresponde a los ayuntamientos (por carecer de ella se habían cerrado en Madrid cinco grupos escolares), aunque “por una sola vez y sin continuidad” se ocupará de ello el Estado, que tendrá que rebajar el presupuesto de su departamento al hacerse cargo de los gastos de calefacción de las escuelas municipales, cerradas muchas de ellas en España por negarse los ayuntamientos a pagarla. En La Bañeza en el pleno del 14 de febrero se desechaba la petición de los maestros encargados de las escuelas unitarias de que se les provea de carbón para las estufas recién instaladas. Ya se había desestimado una solicitud semejante de las escuelas graduadas por considerar que el Estado les da consignación para calefacción (en realidad, se dice, 150 pesetas para todos los gastos de atenciones y servicios), y se propone la intervención del delegado municipal en el Consejo local de Primera Enseñanza, el concejal Joaquín Lombó Pollán, y la convocatoria de una reunión del mismo, cosa difícil dice el delegado (no se reunió ni cuando en el otoño de 1933 se clausuraron las escuelas), que añade que funciona irregularmente y manifiesta su deseo de, por ello, dimitir como vocal. Se reconoce que 30 pesetas es poca cantidad para la calefacción de cada escuela, aunque se puede contar, se dice, con la gratificación que por la enseñanza de adultos reciben los maestros.

Maestra y niñas de una escuela en La Cabrera en 1934.

En la sesión municipal del 18 de abril se acuerda realizar las obras necesarias en el pavimento de la escuela de Sacaojos, ya en mal estado bajo el mandato del anterior alcalde, pero que no se reparó por no dilucidar entonces si las obras correspondían al Ayuntamiento bañezano o a la Junta administrativa de la pedanía. Debió de hacerse aquél cargo de su estado, “pésimo (según el informe del arquitecto municipal del 13 de junio) tanto en la planta baja como la casa del maestro, por lo que debiera de construirse otra nueva”, y se acuerda al acabar el mes repararla durante las vacaciones de verano, ya que no se encontró en el pueblo local adecuado para sustituirla, ni tampoco a la vivienda del docente. Ya en agosto, dado que el importe de reparación de la casa-escuela según el proyecto del arquitecto municipal sería sobre una casa ruinosa, lo que representará perderla, se acuerda estudiar la conveniencia de construir un edificio de nueva planta, convocando a tal efecto a la Junta vecinal para ver si tal construcción puede abordarse, y como las posibilidades y condiciones aportadas no satisfacen a la Corporación bañezana (el pueblo acarrearía y cedería la piedra de sus canteras y tres árboles para la madera –ya en diciembre dirán hacerse tan solo cargo del transporte de la piedra-, pero debía ser construida por el Ayuntamiento), después de votarse en el pleno del día 29 se decide esperar a que la construya el Estado, frente a la desechada alternativa de ser levantada por el municipio, que satisface a la minoría socialista.

No eran las únicas escuelas en lamentable estado: por las mismas fechas las de Jiménez de Jamuz, y también las casas-vivienda de los maestros, estaban en completa ruina, y acordaba la Corporación del Ayuntamiento al que la pedanía pertenece vender en pública subasta (con la urgencia que el caso requiere) un solar municipal bien situado y conocido por el Pósito y reformar unas y otras con los fondos obtenidos. A otro de los maestros nacionales en el pueblo se le enviaba con igual premura uno o dos albañiles que a cuenta del Ayuntamiento le recorran y reformen la casa-habitación. Finalizando el mes de julio los corporativos habían ya acordado la necesidad de construir nuevas escuelas, y a mediados de septiembre se aprobaba la cuenta de 300 pesetas por el alquiler en 1932 y 1933 de la casa-habitación y edificio escuela de niñas de Santa Elena de Jamuz a Manuel de Blas del Palacio.

A la mitad de julio la Dirección General de Primera Enseñanza había enviado un aparato de proyección para las Escuelas Graduadas bañezanas, y se denunciaban por entonces desde el semanario socialista astorgano El Combate algunas irregularidades y desatenciones en la primera enseñanza, como eran las de que en Castrocalbón la maestra no apareciera por su escuela, lo mismo que hacía la de Soguillos, en Laguna Dalga, y en La Bañeza redujera su dedicación a ella la maestra que vivía en Astorga y se desplazaba cada día en tren entre las dos ciudades (se trataba de Tránsito Castro González, la esposa del abogado astorgano Olegario Combarros).

Del libro LOS PROLEGÓMENOS DE LA TRAGEDIA (Historia menuda y minuciosa de las gentes de las Tierras Bañezanas -Valduerna, Valdería, Vegas del Tuerto y el Jamuz, La Cabrera, el Páramo y la Ribera del Órbigo- y de otras localidades provinciales -León y Astorga-, de 1808 a 1936), publicado en 2013 en Ediciones del Lobo Sapiens) por José Cabañas González. (Más información en www.jiminiegos36.com)


‘Corazón de corazones’: un libro de elegancia literaria y estética

Publicado por José Cruz Cabo el 20/07/2018 8:48 Comentarios desactivados

José Cruz Cabo

‘Corazón de corazones’, el título 10 de la colección Charín, que regala la Fundación Conrado Blanco, ya lo dice todo. Hoy voy a fijarme en toda la estructura del libro, poética, pintura, composición de páginas y sobre todo en su impresión. No hay nada en dicho volumen que no sea grande. Y está impreso en la editorial bañezana Monte Riego, donde se hacen maravillas con los libros.

Comienza con la biografía de la encargada de su coordinación María Camino Ochoa, sigue un artículo fabuloso de Carlos Aganzo, titulado “Diez corazones” y no le va a la zaga el que el director de la fundación, el notario bañezano Eugenio de Mata Espeso, nos adentra en un mundo de literatura que termina convirtiendose en un aluvión de versos de todo tipo.

Sigue una biografia de la directora encargada de la ediciónMaría del Camino Ochoa, para adentrarnos en un mundo de poesía, de grandísimo diibujo de Fernando Noriega con unas ilustraciones tan maravillosas como sorprendentes. Si las poesías son bellísimas, los dibujos de Noriega las superan.

Podemos leer poesías de Antonio Mejías, ganador del primer premio. Después vienen las de José González Torices, Jorge de Arco, Ignacio Sanz, Isidoro Diez, Nuestro entrañable amigo y escritor de “Napoleón en La Bañeza”, Domingo del Prado, Jorge Galán, Angela Lafuente, Rosa Diaz, José Antonio Montecino, Nieves Sánchez Ramos, Teresa Mata Sierra y Apuleyo Soto.

El libro finaliza con el título “Adivinando poesía”, como remate casi final vienen unas biografias de todos los que tienen una poesia o escrito algun artículo, Incluido el maravilloso y genial pintor Fernando Noriega. Además, cosa rara, en la primera edición de un libro no hay ni una sola falta o error gramatical, lo que supone otro éxito a su favor.

Punto y seguido merece Fernando Noriega, su dominio del pincel, su maravilloso colorido de cada una de las páginas y sobre todo su sensacional manera de pintar hacen de este libro una joya literaria, pero tamién artística y para colmo la Fundación Conrado Blanco los regala. Otra obra literaria y poética que ponen a nuestra ciudad en lo más alto del plano cultural.


Velando por el orden. El 18 de julio de 1936 en La Bañeza

Publicado por Ibañeza.es el 17/07/2018 7:30 Comentarios desactivados

Traemos en esta ocasión los párrafos iniciales del apartado dedicado a lo ocurrido en la citada fecha en la ciudad de La Bañeza, en el contexto y el transcurso de los días del golpe militar de 1936 en la provincia de León y en el país, primicia y anticipo del libro Cuando se rompió el mundo. El asalto a la República en León y sus tierras, en el que venimos trabajando desde febrero de 2014, y que en unos meses estará listo para ser publicado en la editorial leonesa Lobo Sapiens.


El 18 de julio de 1936, sábado, amanecía caluroso, y en La Bañeza los concejales de la Gestora municipal frentepopulista que integraban la comisión especial de aguas constituida el 20 de abril y de la que desde el 27 de mayo seguían formando parte además del Interventor municipal, Norberto Ángel Martínez Mielgo (de Izquierda Republicana, natural de Hospital de Órbigo, soltero, de 31 años, perito mercantil; seguramente en esta fecha su plaza estaba ya vacante por hallarse destinado como Jefe interino de la Sección de Presupuestos en la Diputación de Palencia), Porfirio González Manjarín (albañil, de 35 años, casado) y Eugenio Sierra Fernández, a los que se sumaban entonces Isaac Nistal Blanco (de 54 años, casado, socialista como los dos anteriores, albañil y maestro de obras) y Joaquín Perandones Franco (de Unión Republicana, casado, de 30 años, industrial), estaban convocados por la mañana a una reunión en la Casa Consistorial para tratar una vez más de la sempiterna cuestión de la traída de las aguas y la dotación del alcantarillado a la ciudad, que ahora por fin y desde el empuje con que la nueva Corporación había retomado tras el inicio de su mandato el 15 de abril el problemático asunto tanto tiempo pendiente, se veía factible conseguir. Cuando a finales de agosto la Gestora impuesta por los sublevados triunfantes revise la actuación de aquella última Corporación republicana hallarán un recibo por importe de 991,25 pesetas empleadas en el viaje a Madrid en la misma fecha del 18 de julio de una comisión que integraban tres personas, sin que al respecto hayamos encontrado más noticias sobre la identidad de los comisionados o el objeto de su desplazamiento, que, si se inició o se culminó, debió de hacerse en medio de las crecientes dificultades, desajustes y zozobras que ya aquel día se vivían a lo largo del itinerario que precisarían recorrer.

La mañana de aquel sábado aparecía en el semanario La Hojita Parroquial una esquela en la que “un grupo de patriotas bañezanos” invitaba a las gentes de la localidad a los funerales que por el alma de José Calvo Sotelo, asesinado en Madrid el día 12, se preveía oficiar en la Iglesia de Santa María el lunes siguiente (se efectuarían con toda solemnidad el 26 de agosto). Algunos viajeros llegados aquella fecha en ferrocarril a La Bañeza quedaron allí atrapados unos días, mientras la situación se decantaba y resolvía, como le sucedió a los padres de Santos Izquierdo de la Torre (que tenía entonces 9 años), desplazados desde A Rúa en el tren correo de Galicia porque eran padrinos de una boda (seguramente la de la señorita Felisa Tagarro González y el joven Severiano Pequeño Bobo –propietario de los Almacenes Bobo-, que se celebraría el día 20 en una ciudad ya bien inquieta y agitada, “en la iglesia y sin ser molestados por nadie”), y de los que no supieron nada más hasta el día 31, cortado por los acontecimientos el tráfico ferroviario que no se restablecerá hasta el 30 de julio, después de ser volado en los primeros días de la sublevación (transcurrida la media tarde del 20) en la línea de Palencia a La Coruña, de la Compañía de los Caminos de Hierro del Norte de España, el puente del ferrocarril de Valbuena de la Encomienda por jóvenes izquierdistas de los pueblos de la zona.

Estando reunida la bañezana comisión de aguas, en aquella jornada de calor tan bochornoso como había sido la anterior, tuvieron sus componentes noticias no oficiales (que ya durante la pasada noche se habían ido desgranando), pero no por ello menos preocupantes, sobre la sublevación militar iniciada en Marruecos el día antes por la tarde, y de que en Melilla habían ocurrido algunos disturbios (dirá Eugenio Sierra Fernández, originario de Astorga, de cuyo Teatro fue empresario cuando allí y hasta 1931 residió con su familia, de 42 años, casado, secretario en 1928 de la UGT astorgana, tipógrafo en la imprenta bañezana de la Viuda de M. Fernández, al ser interrogado el 28 de julio), por lo que el alcalde, Ángel González González (natural de Saludes de Castroponce, de 51 años, casado, jornalero, socialista, regidor en funciones desde el pasado 20 de mayo, como primer teniente de alcalde que era, tras la dimisión del titular, el veterinario Joaquín Lombó Pollán, de Izquierda Republicana), “ordenó o previno a los empleados municipales al objeto de que no se alterase el orden aquella noche, y que al día siguiente, domingo 19 de julio, fue aceptado por él y por los demás compañeros de la Corporación el ofrecimiento que les hicieron gran número de obreros de esta población para cortar cualquier disturbio y para defender la causa, digo, el poder constituido”. Uno de aquellos empleados municipales fue Abraham Bécares Rodríguez (natural de Canales y vecino de La Bañeza, socialista de 29 años, casado, tipógrafo y ocupado en consumos desde el inicio de aquel mes), “requerido por el alcalde cuando realizaba su trabajo en unión de otros compañeros, Valeriano Domínguez Carbajo y Manuel Rubio Antúnez, para que en las horas francas de servicio cumplieran el de vigilancia y mantenimiento del orden dentro y sobre todo en los alrededores de la villa” (declaraba el primero en la misma fecha).

El 23 de agosto, interrogado por Pedro Lagarejo Villar, cabo comandante del puesto de la Guardia Civil de La Bañeza (“donde lleva ya tres años destinado, por lo que conoce perfectamente a todo el vecindario”, dirá cuando en noviembre testifique contra una buena parte de quienes lo integraban), lo hará José García González, soltero, de 25 años, socialista, también guarda de consumos desde la misma fecha (destinado como los anteriores en la recaudación de arbitrios; sería uno de los varios separados del servicio poco después), quien dice que el día 18 de julio fue llamado a presentarse en el Ayuntamiento por ser empleado del mismo, y le dijo el alcalde Ángel González[1] que tenía que estar de vigilancia, para lo cual el médico Emilio Perandones Franco (socialista, de 28 años de edad, soltero) le proporcionó una pistola, de color aluminio, que tuvo en su poder hasta el lunes día 20 por la noche, en que se la retiró el acalde para devolvérsela a quien se la diera, confiándole a cambio una escopeta para mantener el orden público, con la que estuvo un día completo por la Plaza Mayor (la entregará al cabo de la Guardia Civil el mismo 23 de agosto cuando junto con otros sea detenido).

A medida que llegaban nuevos datos sobre lo que estaba sucediendo en el país, en medio de la preocupación que aquellos generaban en todos, y especialmente entre los directivos, afiliados y simpatizantes de las entidades republicanas e izquierdistas locales, algunos bañezanos se fueron acercando al Consistorio a lo largo del sábado, día 18, para ponerse a disposición de la Corporación y prestarle su apoyo. Así lo hizo Cecilio Toral de la Fuente, de 23 años, soltero, estudiante (lo había sido del cuarto curso de Magisterio, Plan de 1931, en el recién finalizado, y dependiente de comercio en el de Alberto Valderas Castro), secretario de Unión Republicana, partido que como tal formó parte del Frente Popular (“roto en el mes de mayo en La Bañeza por desacuerdo entre las organizaciones que lo integraban”, puntualizará en su declaración ante el comandante militar de la Plaza el 14 de agosto, cuando sea uno de los numerosos encausados por los sucesos de “los días de julio”), que se ofrece moralmente, y no materialmente por ser inútil para manejar armas. Alguno entre tantos como serían sumariados por tales sucesos, Mariano Medina Alvarado (que corrobora la ruptura hace dos meses del Frente Popular[2], al que por Izquierda Republicana –IR- dice pertenecer desde las elecciones de febrero), soltero, de 23 años, empleado de banca, asegurará no haber intervenido en ellos entre los días 18 y 21 por haber estado trabajando en las oficinas del Banco Urquijo Vascongado, del que es asalariado “desde hace unos doce años, cuando entró de botones” (es también afiliado de la Asociación de Empleados de Banca, afecta a la UGT).

Ourense, 15 de julio de 2018.


[1] Lo apodaban “Chepa González”, propietario del kiosco de prensa que en la Plaza Mayor –al lado del templete- atendía su hijo Ángel, y “quien todas las mañanas, antes de incorporarse a las tareas propias de su cargo en el Ayuntamiento, llevaba personalmente El Debate, La Nación o el ABC a sus abonados”.

[2] Se habría producido coincidiendo con la dimisión el 20 de mayo del alcalde Joaquín Lombó Pollán y los gestores Toribio González Prieto y Leopoldo Bahillo Melero (ambos también de IR) que con él renunciaron a seguir formando parte de la Comisión Gestora nombrada el 13 de abril por el gobernador civil. Al parecer, también había notables desavenencias y disensiones internas ya desde primeros de abril en IR de León. Joaquín Lombó había militado en el viejo (fundado en 1912) Partido Republicano Autónomo Leonés –o Alianza Republicana- antes del advenimiento de la Segunda República.

Más información en www.jiminiegos36.com

Franco y otros generales rebeldes. / Foto: Archivo


¡Qué tendrá la política, que todos corren tras un asiento!

Publicado por A. Cordero el 15/07/2018 8:20 Comentarios desactivados

Igualito que en aquel juego de las sillas en el que había que correr en círculo para colocar el culo en uno de los asientos disponibles justo al dejar de sonar la música. Solo que en el tradicional juego, el hecho de coger una silla no era tan ventajoso y el quedarse con el culo al aire tampoco era tan grave… Cosas del lenguaje, de los dobles sentidos y las metáforas con las que jugamos quienes nos atrevemos a dirigirnos al público desde una columna de opinión.

El caso es que de un tiempo a esta parte en la política de alto standing la cosa está que arde; las viejas glorias vuelven a salir de sus guaridas para volver a mostrar su cara (tratando de que no se la partan, claro está); muchas veces prometiendo un “más de lo mismo” de aquello que antaño no coló, pero bueno, quizás hay más desmemoriado del que pensamos y no se recuerdan hazañas ni proyectos empolvados por el paso del tiempo.

Y mientras que en los pueblos y ciudades de provincias se empiezan a recibir llamadas, saludos por mensajería y palmaditas en la espalda, algunas caras conocidas empiezan a sonar por los corrillos y comienza a notarse la cercanía de una nueva cita electoral, claro, que antes hay que empezar a colocar culos desde arriba hacia abajo, como mandan los cánones y hay demasiados pretendientes para esa silla que parece estar vacante aunque, que sepa querido lector, que no siempre es oro todo lo que reluce.

Es el momento en que el juego de las sillas pasa a otros niveles; el buen rollo y el compañerismo del tradicional juego se convierten en un torneo en el que todo vale y las armas utilizadas para conseguir la victoria son de lo más variopintas: guerras encarnizadas, faltas de respeto, intolerancia, insultos… todas las caras que el cinismo presenta en cualquiera de sus facetas, con un único objetivo: la preciada silla.

De todas formas, y como todavía falta un tiempo para ver cómo ha quedado el asunto, todas las quinielas son válidas y hasta completar los asientos todo serán conjeturas. Quizás cuando se publique este artículo, ya habrá quien habrá visto truncado su sueño de seguir sentado, quien habrá rechazado la silla porque no se ajusta del todo a las medidas de su trasero y quien comenzará a saborear las mieles del éxito cuando mejor se degusta; antes de conocer los sinsabores que ciertas sillas conllevan.


La piscina de verano, un espacio que está próximo a los 50 años

Publicado por José Cruz Cabo el 11/07/2018 7:59 Comentarios desactivados

José Cruz Cabo

La verdad es que Leandro Sarmiento Fidalgo, entonces alcalde de nuestra ciudad, pasó lo suyo para poder inaugurar la piscina de verano en el año 1972. Durante todo el invierno se había estado trabajando para conseguir que la piscina de verano, de la que ya estaban aprobados los proyectos, se pudiera abrir al público pero todavía faltaban datos que no venían ni del Gobierno Civil ni del Gobierno central.

Leandro y el secretario de entonces querían que la piscina se inaugurara ya, pues estaba casi terminada y faltaban pequeños detalles, que se habéan retrasado por culpa de los permisos oficiales. Entonces ambos decidieron seguir con las obras y después ya se buscaría la forma de que fueran oficiales, dado que el papeleo se retrasaba y la aprobación de la misma no llegaba.

El alcalde se puso de acuerdo con el secretario y fueron al Gobierno Civil y quedaron con el Gobernador de León de que vendría a inaugurarla un domingo a las cinco de la tarde. No recuerdo el día de junio que era pero sí recuerdo que a las cinco de la tarde el Gobernador Sánchez Lombas estaba aquí y en medio de la piscina se puso un pequeño estrado para los discursos, que no fueron muy largos y según dijo el gobernador, “para conseguir una piscina lo mejor es tirarse al agua lo más pronto posible”.

Y eso es lo que ha sido hasta hoy la piscina de verano, que a través del tiempo ha ido sufriendo mejoras y los bañezanos y visitantes que van a ella salen encantados del sitio, de lo bien que se refresca uno en el agua y lo cómodo que es pasar el día en ella, unas veces al sol y otras a la sombra.

Este año hemos tenido la suerte de comenzar la temporada de piscina al aire libre con buenos días de calor, cosa rara a través de su historia. Y eso que le quedan cuatro años para cumplir las bodas de oro. Hay que seguir manteniéndola en buenas condiciones y que la gente no haga el bestia en la misma.


Carta sobre “La niña brutalmente agredida por una jauría de niñas”

Publicado por Ibañeza.es el 4/07/2018 21:37 Comentarios desactivados

María del Mar Hidalgo

Hola Estefanía, me dirijo a ti como familiar de una ex-amiga de tu hermana Paula (la cual espero que esté recuperada de las heridas, hematomas y lesiones ocasionadas, debido a los numerosos golpes, patadas, puñetazos, etc. que mencionas en tus comentarios) y lo hago así, a través de los medios que tanto has usado y visitado últimamente, para “narrar los graves hechos acaecidos durante la noche de San Juan Bañezana”.

He hablado del tema largo y tendido con mi sobrina y me leído casi todos tus artículos, y digo “casi” porque creo que han sido muchos y alguno me habrá faltado.

He leído en uno de ellos que te has retractado en alguna cosa que habías narrado, ahora ya no son una manada, ni una docena , ni varias chicas, las agresoras, ahora , cuando te empiezas a dar cuenta de que esto se te ha ido de las manos y que empieza todo a desmoronarse y desinflarse, por su propio peso, dices que no, que nunca has dicho que fueran tantas , AHORA YA SOLO FUE UNA SOLA NIÑA la que golpeo, ataco, zarandeo, pateo, etc. etc., a tu hermana… creo Estefanía que no será la única vez que vayas a tener que hacerlo. Has escrito mucho sobre el tema, escudándote en “Lo hago público para que no le pase a ninguna niña más”, manifestando igualmente que hechos similares han sucedido en la Bañeza últimamente, que estas niñas ya habían apaleado a otras niñas, que lo presenciaste tú hace meses, pero que las menores y sus madres “tenían miedo de denunciar”, ¿Miedo…a quién a que? y aun así , existían numerosas denuncias en el cuartel, ¿tienes prueba de ello? tendrás que aportarlas, o solamente lo has escrito para darle más “bombo” al asunto. Dices que apartaron o aislaron a tu hermana para pegarle, creo que a esas horas y en ese lugar ese día estaba lleno de gente y sería imposible que nadie viera tan brutal paliza.

Manifiestas la existencia de un video grabado por los autores, ( esto también le da mucho bombo al asunto para que la gente opine y te de ánimos ) espero también que lo hayas aportado junto con el parte de las graves lesiones que supuestamente ha sufrido.

Manifiestas igualmente que este grupo de chicas lleva mucho tiempo “acosando, maltratando, insultando, etc, ” a tu hermana, lo que se califica como “Bullying” …que lo has sabido por unas conversaciones de un grupo de wasap e Instagram, realizadas por niñas y niños ex-amigos/as de tu hermana, en conversaciones privadas que creo que has sacado de contexto, ya que ella no se atrevía a decirlo a nadie. Tu sabrás como has interpretado esas conversaciones entre adolescentes y como lo has querido enfocar, pero espero que no te hayas equivocado y como dices tu YO TAMBIEN CREO EN LA JUSTICIA Y ESPERO QUE SE HAGA.

También quiero dirigirme a todas esas personas que han opinado y comentado sobre tu historia y decirles que alguna niña que has implicado en esto, puede ser su hija, ya que son muchas las niñas que han tenido relación con tu hermana, ya sea directa o indirectamente en este asunto. Pero bueno… es muy fácil opinar sin haber escuchado a la otra parte. Entre unos y otros habéis dejado a la Bañeza como la Ciudad sin Ley.

Por ultimo decirte que a mi sobrina la están señalando por la calle como la autora de la agresión hacia Paula (mucho es debido a todas esas manifestaciones que has realizado en los medios), cuando ella no ha tenido nada que ver en esta agresión, puede que haya tenido sus más o sus menos con tu hermana, como muchas otras niñas, pero de esto, a que sea una ACOSADORA….. en fin …como ves no te escribo para dar pena o poner a la gente a mi favor … si no para comentarte algo que me gustaría que hubieras hecho tu en persona con sus padres y les hubieras informado personalmente que mi sobrina era una de las presuntas implicadas en tu historia.

Y de las posibles secuelas psicológicas de mi sobrina por todo esto…ya se hablara, pero en persona y con tus padres. Como tú dices… Nos veremos en los juzgados.

P.D: No te conozco ni sé qué edad tienes, pero creo que estos asuntos los deberías de haber dejado en manos de tus padres únicamente y no haber querido tener este protagonismo que estás teniendo.


Hasta siempre, amigo Ángel Martín

Publicado por José Cruz Cabo el 4/07/2018 17:54 Comentarios desactivados

José Cruz Cabo

Amigo Ángel Martín: me pilló un poco de sorpresa tu muerte, dado que el domingo anterior me dijo tu nuera Irene que seguías luchando; pero no podía pensar en que fuera a la semana siguiente, en la que falté yo por el bautizo de dos de mis bisnietos.

Cuando vine el domingo por la noche me encontré con tu fallecimiento y tuve que esperar al lunes para daros el pésame a toda tu familia, que era como dármelo a mí mismo, ya que siempre fuimos amigos, porque no sólo habíamos nacido el mismo año, sino que nuestros padres eran amigos entrañables.

Después de tu paso como chaval de Casa Perico, las relaciones fueron aumentando, ya que tu persona no solo supo agrandar la gran Cafetería Noche y Día y hacer la primera gran cafetería de nuestra ciudad, sino que te sobró tiempo para ser presidente unos años de La Bañeza Fútbol Club, formar un equipo con el nombre de tu establecimiento para atender mejor a tu Charo y a tu hijo Emilio, sino para seguir trabajando por la ciudad mientras tu hijo Emilio y tu nuera Irene te regalaban dos preciosas nietas: Patricia y Diana y a las que, sobre todo con Patricia, tengo una gran relación, ya que por un tiempo quería ser musica y ello nos unió más.

Siento nostalgia por tu muerte y una tristeza grande, pero hay que seguir luchando como se pueda para que nuestra Bañeza prospere. Amigo Ángel: no me olvido de los quintos, como tú tampoco te olvidaste de ellos hasta que la debilidad de los años nos está venciendo sin remisión.

Cuántas fiestas preparamos hasta que el cansancio y la enfermedad nos fueron pudiendo. Gracias por todo y ahora en el más allá seguiréis saludandoos con tus padres y los míos. Hasta siempre, amigo Ángel.


Una pequeña lección de historia

Publicado por José Cruz Cabo el 29/06/2018 7:24 Comentarios desactivados

José Cruz Cabo

Tuve que ir varias veces a Toledo, unas en plan turístico y otras para ver cómo mi hijo Manuel tiraba de la vida al sufrir un accidente laboral y tener que estar unos cuantos meses en el Hospital de parapléjicos, que al final no pudo curarlo y murió en León y está enterrado con su madre y su hermana, fallecida a los nueve meses, en nuestro cementerio.

Resulta que una de esas veces, fuimos a visitar, mi esposa Nieves, mi hijo Pepe y yo la iglesia de La Virgen de los Reyes, que mandaron edificar los Reyes Católicos, Fernando e Isabel, por haber conseguido unificar España y mandar a los almohades para su tierra.

Es una iglesia edificada toda ella de gotico Isabelino y es una de las maravillas de nuestra nación, porque el techo del claustro es mozárabe puro. Nos encontrábamos viendo el altar mayor y en esto llegan unos catalanes, cuatro en total, dos hombres y dos mujeres. Uno de ellos, ¿muy versado en historia? comenta a los otros tres “anda si está el escudo de Franco”.

A mi me hizo tanta gracia, que le comenté: “usted no lo ha mirado bien, no se da cuenta que hay cosas que cambian de un escudo a otro. Este tiene al rededor de quinientos años más que el de Franco, porque es el escudo de España de los Reyes Católicos cuando tuvieron toda la geografía española unida y sin sobresaltos

O sea que este lleba aquí 7nos cuatrocientos y pico de años antes de nacer al que le llegamos a nombrar, como Caudillo de las Españas, cuandolo solo quedaba lo que hoy es España, incluida Cataluña, que ya lleva siglos junto a el resto de co,munidades o zonas españolas.

Los señores me dieron las gracias por mi socumentación y me dijeron, “efectivamente el escudo se parece algo pero se ve claramente que es otro distinto al del caudilli. Nos dimos un apretón de manos y se marcharon tan anchos.

Si han visitado Toledo o si lo van a hacer, no dejen de ver esta maravilla del Gótico Isabelino, que junto al artesonado mozárabe que posee y con la maravillosa catedral son dos joyas urbanísticas de primer orden.


Las andanzas en Astorga del Príncipe Abisinio (III)

Publicado por Ibañeza.es el 25/06/2018 7:41 Comentarios desactivados

LAS RELACIONES CON LA SEÑORITA ASTORGANA.

Las relaciones con la señorita astorgana dieron comienzo a los pocos días de haber llegado a Astorga licenciado del Tercio. El carácter simpático y bondadoso del príncipe hizo ver en la señorita un personaje a quien adornaban bondades extraordinarias. Las relaciones que éste había adquirido en la aristocracia le sirvieron de mucho para lograr el objetivo que se había propuesto. No bien la conoció mostró deseos de acompañarla. Esta aceptó la propuesta aunque nos consta que nunca tomó en serio las pretensiones del supuesto heredero de Etiopía. En Astorga, como ya hemos dicho, Shevington frecuentaba los centros de la buena sociedad, y esto le proporcionaba ocasión de acompañar con más frecuencia a su deseada. A los pocos días marcha a la Toja esta señorita, y a continuación el supuesto príncipe a Córdoba.

El Diario de León.- 14 de octubre de 1935. (Lunes).

LA AVENTURA DEL PRÍNCIPE ABISINIO EN TIERRAS LEONESAS.

Descarrila el tren en Plasencia y hay muertos y heridos.

Generosa correspondencia con la señorita astorgana.- Esta rompe las relaciones.- Shevington es el verdadero príncipe de Abisinia, según “Diario de Madrid”.

Después de la información publicada en el último número relativa al príncipe abisinio hemos de concretar algunos puntos más, para que se vea que no es pura fantasía. De este asunto se han ocupado otros periódicos de Madrid, y en especial “Diario de Madrid”, con la diferencia de que ellos han hecho alusión a la estancia de Shevington en nuestra provincia, que es para nosotros lo que más interés despierta.

El supuesto heredero del trono etíope la segunda y última vez que estuvo en Astorga, pasó de un mes, durante el cual alternó con la aristocracia de la población. En el Casino de Astorga, y allí debe constar en acta, se dio un festival en su honor al que acudió muchísima gente.

 

Fotografía utilizada para alistar voluntarios en la conquista de Abisinia.

SE ESCRIBIÓ DURANTE MUCHO TIEMPO CON LA SEÑORITA.

En la última información ignorábamos si la correspondencia que había tenido la señorita astorgana había sido mucha y frecuente; hoy sabemos que fue copiosísima y que duró no solamente el tiempo en que estuvo enfermo en Córdoba y en Inglaterra, adonde según él fue reclamado por su país, sino después de haber regresado a Etiopía. El supuesto príncipe en todas las cartas se expresaba en términos encomiásticos para España.

EL PRÍNCIPE EN PELIGRO.

Sabemos de fuente muy autorizada que la correspondencia con la señorita astorgana, de quien dejamos hecha mención, comenzó tan bien hubo salido de Astorga, desde Plasencia envió la primera carta a la futura emperatriz, y esto obedeció a que el tren en que viajaba descarriló en las inmediaciones de la población dicha, descarrilamiento que tuvo graves consecuencias, ya que en él perecieron algunas personas y hubo bastantes heridos. El exlegionario no podía menos de comunicar a aquella en quien había puesto sus ojos la noticia de que había salido ileso del accidente.

Desde Córdoba fueron muchísimas las cartas que escribió y lo mismo desde Londres y Abisinia.

COMO CESARON LAS RELACIONES.

Las relaciones que se prolongaron bastante tiempo cesaron por voluntad expresa de la señorita astorgana. Esta, que nunca había tomado en serio las cosas, tampoco quería ser protagonista de una aventura.

¿ERA EL VERDADERO PRÍNCIPE?

Ya queda expuesto que era el príncipe de Abisinia, pero si esto fuera poco, copiamos a continuación lo que dice en una información el “Diario de Madrid

“…entre los hijos de Menelik II figuraban el padre del príncipe Shevington y la que hoy es emperatriz de Abisinia. Poco antes de la muerte del invencible Negus, Shevington había quedado huérfano, de manera que al desaparecer el rey le correspondía el trono etíope. Como aún era un chiquillo se nombró regente a su tía carnal, a la mujer del poderoso “Ras” Tafari, hoy Rey de Reyes, y el pequeño Shevington quedó encomendado al cuidado de varios fieles de Menelik. La regente y su marido se aposentaron en Addis Abeba. Pronto comenzaron a tejerse intrigas entre los altos funcionarios de la corte negra, intrigas a las que, según parece, no era ajeno el regente consorte, que tendía a desplazar definitivamente de la gobernación del Estado al nieto de Menelik, vinculando el poder a una nueva dinastía que comenzaría con los entonces regentes.

El “ras” Tafari, hombre decidido, inteligente y dominador, viéndose cerca del trono se propuso llegar hacia él. La regente nada podía hacer en contra, pues según las costumbres feudales, imperantes en Abisinia, no era sino un instrumento dócil en manos del marido.

Por todos estos datos que anteceden y otros el supuesto príncipe que el año 1924 estuvo en Astorga es a quien correspondería ser en la actualidad el verdadero emperador de Etiopía.

Así lo creyó el Gobierno español que entonces estaba al frente de los destinos del país, en primer lugar licenciándole de la Legión, sin haber cumplido el compromiso, y más tarde dándole toda clase de facilidades, durante la estancia en nuestra nación.

Los periódicos que dieron la noticia de su marcha a Inglaterra así lo creyeron al dar la noticia.

Aunque ahora no se habla de él es casi seguro que se encuentra en Abisinia presenciando la guerra que se ha desencadenado en su país.

Del libro LOS PROLEGÓMENOS DE LA TRAGEDIA (Historia menuda y minuciosa de las gentes de las Tierras Bañezanas -Valduerna, Valdería, Vegas del Tuerto y el Jamuz, La Cabrera, el Páramo y la Ribera del Órbigo- y de otras localidades provinciales -León y Astorga-, de 1808 a 1936), publicado en 2013 en Ediciones del Lobo Sapiens) por José Cabañas González. (Más información en www.jiminiegos36.com)


Costumbres que se han recuperado o perdido

Publicado por José Cruz Cabo el 22/06/2018 9:00 Comentarios desactivados

José Cruz Cabo

Los mayos ya han sido recuperados, como señal de que la primavera esrá con nosotros, y la ciudad ha recueprado una costmbtre que se habia perdido y ahora esperemos que la costumbre no se pierda nunca, e inclusive aumenten sus figuras porque se pongan en otros muchos sitios.

En mi niñez en la mayoria de las calles de la ciudad, los niños y adolescentes, ayudados por las madres, preparabamos las cruces de mayo en mitad de la calle, entonces no habia problemas de tráfico, y a todas las personas que pasaban por allí se les pedía “una perrica para la Cruz de Mayo” y como ha pasado siempre, unos nos daban una perrona o un real y otros nada, pero a mediatarde, nuestras madres nos preparaban una merienda que ibamos a comer a la Peña de San Blas fue una costumbre que duró unos cuantos años, que yo viví, pero después de la guerra, la gente marchaba mal económicamente y muchas familias no tenían humor porque habian perdido a un familiar o estaba en la cárcel, por lo que esta costumbre fue desapareciendo y ya en mi juventud, mitad de los años cuarenta ya dejó de celebrarse y nunca más se volvió a realizar, por eso la idea de la Cofradia de Jesús Nazareno poniendo una cruz enfrente de la puerta de su ermita este año, me causó una gran alegría y los felicité por ello.

Y es que es importante conservar las costumbres de los pueblos y ciudades porque es una forma de atraer gente que venga a ver estas cosas y además las personas que se dedican a prepararlas llevan una gran satisfacción, porque se sienten recompensados con ver que las personas lo ven y les felicitan.

Otra cosa que también ha desaparecido son las bromas de la fiesta de los Inocentes. Antes los amigos y vecinos se dedicaban a intentar darle la inocentada a otros, habia niños que ponian un billete de cinco pesetas atado a un cordón y se escondian y cuando la gente se iba agachando para cogerlo, tiraban del hilo y se lo pasaban la mar de bien. Era una forma de divertirse sin molestar a nadie y la gente se reía.


Vengo de Santo Tirso…

Publicado por Ibañeza.es el 12/06/2018 7:03 Comentarios desactivados

José Manuel Pérez Villar

Vengo mojado… Así comienza el cantar. Este año lo podíamos haber cambiado, y haber dicho, “Voy a Santo Tirso, y llego empapado…”. En cualquier acto que se organiza, y más cuando es al aire libre, siempre hay un factor determinante “El tiempo”. Sabíamos que este año el tiempo no iba a acompañar, y así fue.

La ilusión puede más que los inconvenientes, y así fue. Ya desde la mañana, cuando empezábamos a llenar la gran perola, con las viandas para más de quinientos comensales, la lluvia hacía acto de presencia, y todo indicaba que el acto se suspendería. De repente mi teléfono empieza a sonar.

Mi cuerpo lleno de miedo, y empiezan a llegar los gritos de ánimo, y adelante (alguna llamada para que se suspendiera todo). Se acercan las once y el solar de la antigua estación del tren, se va llenando de coches, se van armando los pendones, comemos una pasta casera, tomamos un chupito de orujo, y comienza el desfile.

El agua hace acto de presencia, pero nadie se para. Se llega a la plaza de Navianos, y los pendones de la Valduerna, Maragatería, Órbigo, hasta completar diecisiete, hacen reverencia al Santísimo. Todos a una, para preparar el sitio donde comer (vuelve a amenazar lluvia).

Al son de las panderetas y castañuelas, la flauta y el tamboril, le dulzaina, y hasta una gaita, animan a todo el personal, y todo preparado para la comida, cerca de quinientos comensales. De repente me llama mi soledad, me aparta a un lado, y me anima a seguir. Si no lo hiciera, no sería yo. Gracias.


publicidad Publicidad

publicidad publicidad

publicidad Publicidad


publicidad Tanatorio San Pedro

publicidad publicidad

publicidad publicidad

publicidad

publicidad

publicidad


    publicidad Publicidad publicidad


    publicidad publicidad publicidad


    |Ibañeza.es | el periódico digital de La Bañeza y comarca | © 2010-2018 | AVISO LEGAL

    Ibañeza.es